En esta web utilizamos cookies para darte una mejor navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. OK | Más información
28/11/2018.
ASAJA solicita ampliación del período de contratación de seguros

ASAJA Málaga solicita a la Consejería que medie ante ENESA para la ampliación del periodo de contratación de Seguros de Cultivos Herbáceos Extensivos al máximo permitido. Se trataría de una medida que vendría a facilitar a los agricultores la posibilidad de suscribir la póliza correspondiente adaptándose a la realidad de sus explotaciones.

“Tras las lluvias torrenciales acaecidas en numerosos municipios de la provincia de Málaga, al igual que en otras provincias, se está haciendo imposible realizar las labores de preparación del terreno y de siembra, lo que con lleva un retraso en las siembras otoñales. Hoy por hoy los agricultores dependemos del mes de diciembre para poder realizar las mismas o modificar los planes de siembras a cultivos de primavera”, asegura Baldomero Bellido, presidente de ASAJA Málaga.

Y es que la propia Consejería, mediante acuerdo del 30 de octubre de 2018 y su ampliación de 13 de noviembre de 2018, recoge los términos municipales afectados por fenómenos meteorológicos adversos, desastres naturales o catástrofes con incidencias en el potencial productivo, correspondiendo gran parte de ellos a la provincia de Málaga y muchos a las zonas más cerealistas de la misma como son la Comarca Norte, Antequera y la del Guadalhorce.

Así las cosas, el periodo de contratación de la línea de Seguros de Cultivos Herbáceos Extensivos, y en concreto los módulos 1 y 2, finaliza el próximo 30 de noviembre y la situación planteada anteriormente está llevando a numerosos agricultores a no realizar la correspondiente póliza de seguros pues aún no se sabe siquiera si van a poder realizar la siembra.

27/11/2018.
ASAJA Málaga reclama al ministerio la publicación urgente de ayudas específicas por los daños del temporal

Actualmente sólo se ha publicado un aplazamiento de las cuotas de la Seguridad Social, además de lo recogido en el Real Decreto 307/2005

ASAJA Málaga reclama al ministerio la publicación urgente de ayudas específicas por los daños del temporal sufridos en la provincia el pasado mes de octubre.

A día de hoy, solamente ha salido publicado a fecha de 17 de noviembre, un aplazamiento de pago de las cuotas de Seguridad Social de los meses de octubre y/o noviembre, a empresas y trabajadores autónomos afectados por las lluvias del pasado mes de octubre.

“Desde ASAJA Málaga consideramos que, transcurrido este plazo, es momento de reclamar la aprobación y publicación de un paquete de medidas y ayudas específicas para paliar esta situación”, ha asegurado el presidente de ASAJA Málaga, Baldomero Bellido.

Y es que, a día de hoy sólo se cuenta con la ayuda que aparece en el Real Decreto 307/2005. “Consideramos que estas ayudas son insuficientes y que es necesario que se publique otro paquete de ayudas más específicas para el sector agrario”, ha zanjado Bellido.

Reclama, asimismo, un paquete de ayudas directas a los agricultores y ganaderos que han sufrido daños tales como ayudas a fondo perdido, préstamos a bajo interés, reducciones de módulos de IRPF, incremento del porcentaje de gastos de difícil justificación para el caso de estimación directa, exenciones de IBI y reducciones de primas de seguros.


27/11/2018.
Cártama acoge un curso de alimentación saludable

En el día de ayer comenzó en Cártama un nuevo curso impartido por ASAJA Málaga, titulado: “Valor de los productos malagueños dentro de una dieta equilibrada”, recogido en el programa formativo subvencionado por la Diputación de Málaga.

El curso, con 20 horas de duración, cuenta con 25 participantes que mediante clases teórico-prácticas conocerán de la mano de profesionales del sector, las bondades y excelente calidad de los productos de nuestra tierra, así como la estrecha relación existente entre los alimentos y la salud.

26/11/2018.
Curso aplicador Fitosanitario básico en Ronda

Asaja Málaga va a impartir un curso de aplicador Fitosanitario básico en Ronda. Se llevará a cabo en horario de tarde durante los días 3, 4, 5, 10, 11 y 12 de diciembre.

Se trata de un curso subvencionado por la Excma. Diputación de Málaga, al que aún puedes inscribirte si estás interesado en mejorar tu formación.

Para más información, contacte con nosotros en el 952 31 11 11 y pregunte por Rocío Díaz.

22/11/2018.
¿Qué es lo que el campo necesita?

A diez días de que se celebren las próximas elecciones andaluzas, ASAJA está intensificando sus encuentros en toda Andalucía con los distintos grupos políticos que nos pedirán su voto el próximo 2 de diciembre para que tengan muy presente y recuerden “Lo que el Campo necesita”, como se llama el documento elaborado por ASAJA-Andalucía, en el que se que recogen las 18 medidas con los puntos esenciales que a juicio de ASAJA debería contemplar el próximo ejecutivo andaluz en el trazado de su política agraria.

Y es que los agricultores y ganaderos tienen mucho que decir a nuestros representantes políticos, porque no se puede obviar el importante papel que desempeñan en Andalucía, donde la actividad agraria es la principal fuente de empleo de más de la mitad de los municipios andaluces, genera más de 280.000 empleos directos y garantiza la buena gestión de más de la mitad del territorio de nuestra Comunidad (5,5 millones de hectáreas de superficie agraria).

Nuestra región es eminentemente agraria, cuenta con el 20% de toda la superficie agraria útil de España. La agricultura aporta, junto con la industria agroalimentaria, más de 12% del PIB y genera exportaciones por valor de más de 10.000 millones de euros.

Es por ello, y habida cuenta del peso que tiene este sector en la región que ASAJA-Andalucía está presentando este documento que contempla los puntos esenciales que a juicio de ASAJA-Sevilla debería contemplar el próximo ejecutivo andaluz en el trazado de su política agraria.(Adjuntamos el documento junto a esta noticia)

Una “hoja de ruta” para la nueva legislatura

"Lo que el campo necesita" es un documento que va dirigido a desarrollar una actividad agraria dinámica, innovadora y emprendedora para garantizar una agricultura sostenible, que genere empleo y riqueza, mantenga los más altos niveles de seguridad alimentaria, respeto medioambiental y bienestar animal.

Entre las medidas recogidas en este documento está la demanda de ASAJA-Andalucía para que se incremente el nivel de interlocución, básico para garantizar la vertebración del sector.

ASAJA recuerda que Andalucía cuenta ya con una declaración institucional sobre la nueva PAC firmada por todas las organizaciones agrarias y cooperativas junto al Gobierno regional y demanda que el nuevo Gobierno andaluz defienda una PAC fuerte, común, sin recortes, con ayudas directas basadas en derechos y regiones, que permiten una mejor adaptación a las características agrarias y ambientales del territorio, con un único plan estratégico nacional y una verdadera simplificación administrativa.

Asimismo, ASAJA-Andalucía entiende que es necesario dotar de mayor protección a los agricultores y ganaderos que constituyen el eslabón más débil de la cadena alimentaria, por lo que pide medidas eficaces de gestión de los mercados, un marco jurídico europeo sobre competencia y cadena alimentaria y mecanismos que aporten transparencia a las operaciones comerciales.

Respecto a la política comercial, los acuerdos comerciales y las relaciones bilaterales con terceros países, ASAJA entiende que se necesita una estrategia de defensa eficaz frente a terceros por parte de nuestras administraciones, única vía para evitar atropellos como el sufrido por la aceituna negra española.

En cuestiones de sanidad vegetal, ASAJA-Andalucía sostiene que deben prevalecer los criterios técnicos y científicos sobre la demagogia o las declaraciones sin fundamento y exige una política activa en la defensa de los fitosanitarios. Los agricultores cuentan cada vez con menos “herramientas” para combatir plagas (insecticidas y acaricidas), enfermedades (fungicidas), o malas hierbas (herbicidas).

ASAJA-Andalucía renueva su apuesta por la biotecnología agraria y recuerda que el propio Estatuto de Autonomía de Andalucía instaba a desarrollar esta tecnología, que puede contribuir de forma sustancial a mejorar las producciones, a rebajar los costes, a reducir los tratamientos químicos y el consumo de agua y a asegurar la viabilidad de las cosechas frente a plagas o circunstancias extremas.

Con respecto a la investigación y a la innovación, ASAJA sostiene que Andalucía necesita reforzar la capacidad de investigación, desarrollo y transferencia de tecnología al sector agrario. La transferencia debe ser un requisito imprescindible para la financiación de proyectos de innovación. Es fundamental que esta innovación se dirija a la explotación agraria.

ASAJA-Andalucía considera que la promoción de los productos agroalimentarios, tanto en los mercados europeos, como en el resto de países industrializados y emergentes, debe ser una prioridad para las Administraciones.

La gestión del Plan de Desarrollo Rural tiene un amplio margen de mejora

ASAJA-Andalucía se muestra muy crítica con la gestión del Plan de Desarrollo Rural de Andalucía (PDR-A). Aprobar ayudas que favorezcan el relevo generacional, la modernización de explotaciones o el desarrollo de las medidas agroambientales no es suficiente, deben adaptarse a la realidad de nuestras explotaciones, deben equipararse a las que se conceden en otras CC.AA. y deben gestionarse, resolverse y pagarse con agilidad. Y todo ello desde la interlocución permanente en la planificación y seguimiento del PDR con las Organizaciones Agrarias, lo que hasta ahora se ha incumplido sistemáticamente.

Asimismo, es necesario invertir en el mantenimiento y en la creación de infraestructuras básicas de apoyo al tejido productivo (red viaria de caminos rurales, electrificación de las explotaciones, banda ancha en la comunicación) que son vitales para la gestión diaria de las explotaciones.

Es necesario un compromiso firme de las Administraciones con el desarrollo de medidas de apoyo que superen las actuales barreras a los jóvenes, en especial las relativas a la financiación, a la incorporación y el acceso a la tierra y, paralelamente, debe fomentarse la participación e incorporación de las mujeres a la actividad agraria.

Respecto a los seguros agrarios, un instrumento fundamental en la prevención de riesgos en las explotaciones, es necesario recuperar el nivel de apoyo autonómico a la contratación al nivel previo al inicio de la crisis y equipararlo con el que se ofrece en otras comunidades autónomas.

En lo que afecta a la ganadería, la dehesa y el monte mediterráneo se hace necesaria una mayor implicación de las Administraciones en la búsqueda de soluciones a la complejidad administrativa, la sanidad animal, la crisis de precios, la defensa de la dehesa y el monte mediterráneo, etc. Este sector, clave en la ocupación del territorio, no puede estar en segunda división.

ASAJA-Andalucía demanda una política hidráulica que dé estabilidad y cohesión a nuestro territorio. El agua es sinónimo de riqueza, debemos tener esta riqueza garantizada, sin hacer de la misma un “uso partidista”. El regadío con solo el 25% de la superficie agraria útil de Andalucía (1.100.000 ha) representa un 67% de la renta agraria, y genera el 63% del empleo agrario, por lo que es de vital importancia acometer la modernización de todos los regadíos e incrementar la superficie de riego allá donde sea posible así como la capacidad de embalses y trasvases.

La reducción de los costes energéticos en el regadío debe ser una prioridad. Desde la desaparición de las tarifas eléctricas de riego hace diez años el aumento de los costes en este periodo ha sido del 1.000%. Por lo que muchos de los regadíos modernizados no resultan económicamente viables.

ASAJA-Andalucía se muestra contraria a la aplicación de políticas conservacionistas extremas. Una sostenibilidad ambiental que imponga limitaciones y restricciones al desarrollo de la agricultura y ganadería no debe prevalecer sobre la sostenibilidad social y económica de los territorios (ejemplos: la reintroducción y el apoyo específico al lobo frente a la ganadería extensiva, la actividad agraria y ganadera dentro de los parques naturales y nacionales, las zonas ZEPA o RAMSAR, la aplicación de los PORN y PRUG, gestión de agua, etc.)

ASAJA considera que las normativas de la PAC y las normativas sectoriales convierten en innecesarias nuevas figuras de protección y/o limitaciones adicionales.

No es razonable que el buen estado de conservación de algunos territorios, que se ha logrado a los largo de los años gracias al buen hacer de agricultores, ganaderos, silvicultores y propietarios rurales en general, sea algo que les penalice.

ASAJA-Andalucía demanda una política laboral específica para el sector agrario que adecue la normativa de prevención de riesgos laborales a la realidad y peculiaridades del sector agrario.

Y por último, en materia fiscal ASAJA-Andalucía insta a seguir avanzando en la reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Andalucía para corregir aquellos aspectos que dificultan el relevo generacional (efecto de la “mujer invisible” entre otros).

Adjuntamos el documento

Sobre ASAJA-Andalucía

La Federación de Asociaciones Agrarias Jóvenes Agricultores de Andalucía está formada por las ocho asociaciones provinciales de Jóvenes Agricultores; entidad de ámbito regional. Se constituyó en 1990 con el fin de defender los intereses de los agricultores, ganaderos y propietarios de terrenos forestales andaluces ante las instituciones públicas de Andalucía, principalmente la Junta de Andalucía, con el fin de lograr un mejor futuro tanto para los asociados como para los profesionales del campo en general.

ASAJA-Andalucia es la mayor Organización Profesional Agraria de Andalucía, con representación en las ocho provincias andaluzas; con más de 70 oficinas repartidas por todas las comarcas del territorio andaluz y más de 240 empleados en su mayoría titulados superiores y medios, todo ello para dar servicio a los más de 45.000 asociados cuyas explotaciones suman más de 3.000.000 de Hectáreas.

20/11/2018.
Comienza la investigación para estudiar cómo hacer más competitivas las explotaciones de olivar con la tecnología Dron

Se realiza a través de un grupo operativo coordinado por ASAJA-Jaén en el que también participan la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA), la Universidad de Jaén, la Fundación Caja Rural, el Instituto Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA) y las ASAJAs de Granada, Córdoba, Almería y Málaga.

¿Cómo pueden mejorar los drones las explotaciones de olivar? Es la pregunta a la que durante dos años intentará dar respuesta el Grupo Operativo “Proyecto I+D+i Agricultura de precisión en el olivar usando Sistemas Aéreos No Tripulados”, coordinado por ASAJA-Jaén. Sus diferentes miembros han comenzado los trabajos con los que durante dos años estudiarán cómo hacer las fincas de olivar más eficientes, competitivas y respetuosas con el medio ambiente a través de la utilización de la tecnología dron.
El grupo operativo es uno de los más ambiciosos e innovadores de Andalucía. Estudia la aplicación de los RPAS (drones) a la agricultura de precisión y, más concretamente al cultivo del olivar. Con un presupuesto de 300.000 euros, incluidos dentro del PDR 2014-2020 para grupos operativos, en el grupo participan como miembros, además de ASAJA-Jaén, la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA), la Fundación Caja Rural y la Universidad de Jaén. También cuenta con la participación de las ASAJAs de Málaga, Córdoba, Almería y Granada y del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA).

“Lo que en principio era sólo una idea y una gran ilusión (hace apenas unos años se habría considerado ciencia-ficción) se ha convertido realidad”, explica Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de ASAJA-Jaén y de cuyo afán por adaptar la más moderna tecnología al mundo del olivar surgió el grupo. “Con él esperamos hacer las fincas más eficientes y respetuosas con el medio ambiente a la misma vez que mejorar la rentabilidad de los agricultores y reforzar los lazos entre la investigación y el mundo rural”, matiza. Valero está convencido de que la investigación es fundamental para mejorar los resultados económicos de las explotaciones, facilitar y reestructuración y modernización, “y así esperamos conseguirlo con un trabajo de tal envergadura como el que estamos comenzando y que esperamos que, en dos años, ofrezca buenas bases para seguir haciendo de los sistemas aéreos no tripulados un aliado del agricultor y del olivar”.
Fomentar la innovación, cooperación y el desarrollo de la base de conocimientos en las zonas rurales, reforzar lazos entre la agricultura y la investigación, mejorar la competitividad de los productores primarios, la gestión de los recursos hídricos y del suelo, evitando la erosión o un uso más eficiente del agua y la energía en el olivar son, tal y como indica el responsable de ASAJA-Jaén, algunas de las premisas en las que se sujeta este grupo. “Como objetivo final, se quiere facilitar a través del conocimiento de estas herramientas la creación y el desarrollo de pequeñas empresas y la creación de empleo”, añade Valero.
Durante los dos años en los que se prolonguen las investigaciones, ASAJA-Jaén se encargará de la coordinación y difusión del proyecto. Así, se irán organizando jornadas, publicando artículos científicos y realizando labores de información sobre los avances del proyecto, tanto a mitad de la investigación como al final. La organización, al igual que sus homólogas de Málaga, Almería, Córdoba y Granada, proporciona a los investigadores las fincas sobre las que sobrevolarán los drones, de diferentes características e idiosincrasia, con el fin de analizar todos los parámetros en olivares de diversas tipologías.

Vuelos y sensores
FADA, Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial, es la responsable de realizar los vuelos con drones en fincas de olivar de las provincias de Jaén, Málaga, Almería, Granada y Córdoba. La Fundación diseñará el sistema UAS o dron que se utilizará en estos vuelos y, aconsejado por ASAJA, se desarrollarán las aplicaciones necesarias para definir los sensores que se utilizarán y los datos que se deberán analizar en los vuelos. Una vez realizada la campaña de vuelos, se llevará a cabo el procesamiento de datos para obtener información útil sobre el estado del cultivo. Así, se determinarán deficiencias nutricionales, el estado óptimo de maduración de la aceituna para su recolección, información del estado del suelo (ej. estado de humedad), la detección de posibles plagas… etc.
“Nuestro principal objetivo es dotar de tecnología al proyecto para valorar cómo esta nueva herramienta puede mejorar el cultivo del olivar”, apunta Antidio Viguria, jefe de División Aviónica y Sistemas en FADA. Cuenta que en el proyecto van a desarrollar un dron con una cámara multiespectral y termográfica integrada que permita de una forma sencilla obtener datos e imágenes de los cultivos. “FADA también va a proporcionar soporte a todas las operaciones aéreas durante varias campañas para tomar datos e imágenes en las diferentes fincas en distintas fases de la campaña de aceituna para revisar una serie de parámetros”, añade. De esta forma, continúa, se espera que con las conclusiones obtenidas, en un futuro próximo, se puedan utilizar los drones como una herramienta útil y que se pueda usar en el día a día de este cultivo. “Desde FADA-CATEC pensamos que el uso de los drones en la agricultura tendrá gran impacto en el futuro próximo”, añade. Y hace hincapié en que, según los últimos estudios de mercado, se espera que los drones muevan 11.000 millones de euros en toda Europa en los próximos 15 años. “Una de las principales aplicaciones va a ser la agricultura. De hecho, según marca la normativa europea se espera que los primeros vuelos a larga distancia que se puedan realizar en Europa sean en los entornos rurales”, considera Viguria. Y sigue: “Por tanto la agricultura es gran parte del futuro de esta tecnología y esperamos que con este proyecto pueda demostrarse su utilidad y se pueda implantar en los próximos.

Análisis de campo
Al mismo tiempo que los drones vuelan en las fincas seleccionadas, los técnicos del Laboratorio Olivarum, de la Fundación Caja Rural, realizarán un estudio de campo: recogerán muestras de suelo, hojas y aceituna con el fin de analizarlos (humedad del suelo, estado de maduración de la aceituna, entre otros parámetros) y compararlos con los obtenidos por el dron.

Lola Peña, directora del Laboratorio Olivarum de Caja Rural, explica que el centro va a certificar o calibrar los sensores que lleva acoplado el dron con los análisis de campo que ellos mismos van a realizar. “De tal manera que si coinciden con los análisis in situ tendremos una herramienta muy eficaz porque el dron tiene mucha facilidad para tomar datos, lo hace de manera rápida e inmediata”, apunta. “Si los calibramos, tendremos una herramienta muy eficaz para la toma de decisiones en la explotación. Una agricultura más precisa y más sostenible, que use menos agua, menos abonos…”, matiza. Y añade: “Estamos muy esperanzados en que el dron nos de información sobre el estado de la cosecha y del aceite. "Veremos a ver dónde llega".

Peña indica cómo, junto al IFAPA, Olivarum realizará un diseño de parcelación y se determinarán los vuelos de los drones. “A la vez que del dron vuela, se toman las muestras en el campo que luego deberemos casar”, matiza la investigadora. Habrá dos tomas de muestras de hojas suelo y probablemente otras dos en aceituna y aceite. Lola Peña recuerda que Olivarum participa en este proyecto a través de la Fundación Caja Rural. “Lo hacemos siempre pensando en los fines de la Fundación Caja Rural: revertir a la sociedad una serie de ventajas y medios que obtiene en su actividad, que es la financiera. Y un modo importante de volcar estos beneficios es a través de proyectos de este tipo”, apostilla. “Si finalmente se dan los resultados que esperamos, se ve más que cumplida la tarea que la fundación Caja Rural de Jaén tiene asignada y asumida”, concluye.

Momento óptimo de recolección
Por su parte, el IFAPA establecerá un modelo que permita determinar el momento óptimo de recolección del fruto en función de su contenido graso y las características del aceite a partir de las imágenes espectrales tomadas mediante drones.

“Intentaremos establecer cuándo y cómo hay que recoger la aceituna”, indica Gabriel Beltrán, investigador del IFAPA, quien cuenta que ya están planificándose los primeros ensayos para organizar parcelas sobre las que se van a hacer las pruebas y con el fin de ver las características sensoriales y el rendimiento graso del fruto. “La idea es aportar datos suficientes como para poder trasladarlos en un futuro próximo al sector”, anuncia el investigador.
Para Beltrán, investigaciones como ésta tienen una gran trascendencia y no sólo por el hecho de contar con herramientas novedosas de trabajo, sino porque de los resultados de las investigaciones se extraerán después trabajos específicos. Por ejemplo, indica que establecer el momento óptimo de recolección mediante vuelos aportaría una información muy valiosa para la provincia de Jaén y para Andalucía en general. “Se podría establecer el momento de apertura real de las almazaras y también el momento de recolección para el agricultor indicándole cuál es el periodo en el que los aceites presentan las mejores características sensoriales”, apunta. “Ese traslado implica un incremento del valor añadido de nuestros aceites de la cosecha desde el árbol”, añade. “No se espera a ver qué aceite sale, sino que se decide qué aceite sale desde el momento que se establece el momento de la recolección”, matiza.
La experiencia y apoyo de la Universidad
Javier Gámez: Director de la OTRI de la Universidad de Jaén y responsable del Área de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad de Jaén, cuenta que la UJA trabaja en el proyecto a través de un grupo de investigación universitaria que se denomina grupo de robótica automática y visión por computador. Se trata de un grupo que apuesta por el desarrollo del conocimiento pero para que ese conocimiento se aplique a la sociedad. De hecho, más de la mitad de los recursos con los que cuentan se destinan para colaborar con empresas, prácticas de la investigación o satisfaciendo necesidades en empresas… “En las smart agro estamos intentando incorporar nuevas tecnologías sensoriales en tecnologías que ya venían de bajo coste. Intentamos democratizar los servicios como incorporar las tecnologías (cámaras de visión, sensores…) para que puedan automatizar procesos en el campo, aumentar su productividad”, indica

Diego Martínez Gila, investigador de la Universidad de Jaén cuenta cómo la Universidad es clave fundamental en el grupo operativo de ASAJA. “Una de nuestras líneas de trabajo se centrará en la visión por computador, tanto en el espectro visible como en el de infrarrojo”. Así, el grupo de investigación seleccionará los dispositivos más idóneos para embarcarlos en el equipo. Además, trabajará en el diseño del experimento: cuántos vuelos son necesarios o qué altura se necesita para ver con qué resolución se cuenta. Desde la Universidad se diseñará también la plataforma software que nos permitirá almacenar la cantidad de imágenes que se generen en los vuelos y a la que los drones la enviarán a tiempo real.

“Esta plataforma tendrá la capacidad de ser alimentada por estas imágenes y por otro lado se alimentara de los resultados de laboratorio. Así, de forma automática la plataforma cruzará los datos de los drones y los de laboratorio”, aclara Martínez Gila. “Primero se configurará un algoritmo de predicción y luego será validado por las imágenes que se vayan obteniendo en tiempo real en los diferentes experimentos. La idea es desarrollar una plataforma que se entrene de forma supervisada, pero también automática, y que luego vaya arrojando resultado conforme le vayan llegando imágenes nuevas”, continúa.
Manuel Hernández, alumno de la UJA e investigador del grupo, considera que con este tipo de tecnología se podrá “conocer de forma más específica qué tipo de necesidades requieren las fincas de olivar”. “A día de hoy un agricultor puede ver que de forma general una finca necesita tal producto y o tiene tal carencia y ahora se va a poder hacer a vista de dron”, apunta. “A día de hoy eso no se está consiguiendo y eso es lo que queremos lograr con este proyecto, que con inteligencia artificial se puedan obtener pronósticos en el cultivo destinados al fin y al cabo, a conseguir una buena cosecha, que es lo que se pretende”, matiza.

Resultados 167 - 172 de un total de 1297