En esta web utilizamos cookies para darte una mejor navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. OK | Más información
21/03/2013. Agricultura,Olivar
Termina la campaña de aceite en Málaga con 43.500 toneladas

La gran mayoría de las 67 almazaras que operan en la provincia echan su cierre esta semana. La zonas más tempranas ya terminaron de cosechar hace algunas semanas y ahora el grueso está servido, tan sólo quedan por recoger algunos kilos en Villanueva del Trabuco, Villanueva de Tapia, Archidona y Villanueva de Algaidas.

Pero a falta de cuantificar estas últimas aportaciones, Baldomero Bellido, técnico de olivar de Asaja Málaga, ya puede hablar de datos finales de la campaña de aceituna 2012-2013 en la provincia. Málaga va a producir, aproximadamente, 43.500 toneladas de aceite, menos de la mitad de las que se produjeron el año pasado, cuando se alcanzó la cifra récord de 94.000 toneladas. En el conjunto de España, la campaña se va a saldar con una producción de 620.000 toneladas frente a las 1.610.000 toneladas del año pasado.

Como se sabe, esta caída estrepitosa de la producción se debe a la coincidencia de dos factores determinantes: por un lado, a la propia vecería del árbol y, por otro, a la sequía que el año pasado sufrió la provincia en particular y Andalucía en general.

La barrera de los tres euros

Hablar de la campaña de aceite significa hablar del precio del mismo, principal caballo de batalla del sector. Muchos productores pensaron que la caída de la producción tendría un aspecto positivo ya que según la ley de la oferta y la demanda, a menor producción mayor precio.

La premisa parecía cumplirse a inicios de campaña, cuando los más de 22.000 olivareros de la provincia comenzaron a comprobar que el precio del aceite virgen extra, que había llegado a niveles tan bajos de 1,80 euros/litros, se recuperaba hasta rozar los tres euros. Sin embargo, se han encontrado con una barrera infranqueable y el precio no llega a despegar. En cuanto los roza, vuelve a bajar.

Según explica Baldomero Bellido esta la principal preocupación del sector en estos momentos. Y es que, la marca blanca de la distribución no sube el precio y hay que tener en cuenta que esta marca blanca es la más vendida en España, con un 60%. “La realidad es que las marcas blancas no han repercutido aún el incremento del precio en origen, por lo que el consumo no ha descendido de forma importante, sólo un 5%. Esta situación es preocupante pues al final de campaña, cuando el aceite escasee y se produzcan tensiones en el mercado, subirán los precios y sí se puede producir un retraimiento grave del consumo que puede afectar incluso a la campaña siguiente”, explica el técnico de Asaja Málaga.

En la actualidad existen por tanto dos precios: el de la marca blanca que desvirtúa la realidad, y el de las grandes marcas que toma como base el precio en origen y le aplica, como es lógico, sus costes de envasado, margen y distribución.

Otros aspectos de la campaña

La campaña, como ocurre cada año desde hace tres o cuatro ejercicios, se ha visto salpicada de continuos robos en el campo. Como ya lleva denunciando Asaja Málaga desde hace tiempo, los ladrones se están acostumbrando a campar a sus anchas por las explotaciones malagueñas ante la indefensión que sienten los agricultores. Se llevan las aceitunas y además de destrozar los árboles y mermar así la producción de campañas posteriores, arramplan con aperos, sistemas de riegos, gasoil y cualquier tipo de enseres que encuentren al paso.

Otra de las características de esta campaña ha venido determinada por la complicada climatología. La campaña arrancó con las inundaciones del 28 de septiembre y ha terminado también con numerosos días de lluvia que han retrasado la recolección.



13/02/2013.
Aumenta la presencia de la Guardia Civil y la Policía

Si hace unos días la Cooperativa CITRIMA se hacía eco de las quejas de numerosos agricultores del Valle del Guadalhorce, que estaban viviendo una oleada de robos sin precedentes, hoy, fuentes de la cooperativa quieren agradecer a la Guardia Civil que se haya intensificado la vigilancia en la zona. Son muchos los citricultores que han visto de nuevo a los agentes patrullar por el campo.

También nuestro agradecimiento a la Policía Local de Málaga, que según publica la agencia Europa Press, ayer detuvo a dos personas tras ser sorprendidos robando limones en el interior de una parcela de Campanillas. Los ladrones robaron 250 kilos, que fueron entregados de nuevo al propietario.

06/02/2013. Agricultura,Cítricos
Los ladrones exprimen a los citricultores del Guadalhorce

Si hace unos días Asaja Málaga se hacía eco del malestar de los agricultores de Málaga por el repunte de robos de aceituna, alcachofas y aguacates en diversas zonas de la provincia, fundamentalmente en la Comarca Norte y en la Axarquía, ahora son los citricultores del Valle del Guadalhorce los que están sufriendo una oleada de asaltos sin precedentes.

La única cooperativa de cítricos de hay en Málaga, Citrima, asegura que la desesperación de sus socios se incrementa de manera exponencial, porque no hay día que no tengan noticias de nuevos incidentes. “Todos los días estamos cosiendo alambradas por un sitio y por otro”, aseguran.

Con los ánimos crispados, la sensación de indefensión entre los productores es tremenda, sobre todo en Campanillas, Cártama, Pizarra, Alhaurín, Churriana y Coín. En estos dos últimos municipios, además de naranjas y limones también están sustrayendo grandes cantidades de aguacate.

El repunte de robos coincide con el estado de la fruta, que se encuentra en un periodo óptimo de maduración, lista para ser recolectada y vendida. El precio de los cítricos, desde años, no es muy elevado en el campo y encima los citricultores se ven sometidos a este tipo de vicisitudes. El kilo de naranja ronda los 20 céntimos; el de limones, entre 30 y 35 céntimos; y el de aguacate, 1.80, apuntan desde la cooperativa.

Según dicen, los agricultores, desde que existe el campo, están acostumbrados a convivir con pequeños hurtos para consumo familiar, pero la situación actual es muy diferente, roban de manera muy organizada para convertir rápidamente la fruta en dinero. Y ese es el gran problema: la existencia de receptores de fruta robada. Si los puestos de mercancía robada estuvieran controlados se acabaría con los grandes robos en el campo. Es ahí donde se hace muy necesario que se intensifique la vigilancia, tanto en los accesos a las explotaciones como los puestos de venta.

La cooperativa, que agrupa a 70 socios y gestiona un volumen de 20 millones de kilos de cítricos, recomienda a sus socios que denuncien todos estos asaltos, pero reconoce que la mayoría está hastiada y decide no denunciar, muchas veces por temor a represalias por parte de los mismos ladrones, con los que ya se han vivido en más de una ocasión episodios desagradables.


29/01/2013. Agricultura,Subtropicales
La Policía Local de Vélez detiene a un ladrón de aguacates

Según el diario digital iVECINOS.es, el alcalde de Vélez-Málaga y máximo responsable de la Policía Local de la capital de la Costa del Sol Axarquía, Francisco Delgado Bonilla, ha informado hoy que los agentes policiales han detenido a un individuo, de 35 años de edad y domiciliado en la localidad del Puerto de la Torre (Málaga), cuando se encontraba sustrayendo 150 kilogramos de aguacate de una finca situada en el Camino de la Ribera, junto al nucleo poblacional veleño de Cabrillas.

Delgado Bonilla ha explicado que la patrulla de la Policía Local de Vélez Málaga destinada a la vigilancia de las explotaciones agrícolas del municipio veleño, sorprendió al detenido, sobre las 21,00 horas del pasado domingo 27 de enero, cuando trataba de transportar los aguacates hurtados a un vehículo que tenía estacionado en el exterior de la finca.

"Este individuo tenía preparadas numerosas cajas vacías y sacos para llevarse un mayor número de kilos de aguacates, pero la intervención de la Policía Local de Vélez-Málaga frustró sus pretensiones. Hay que felicitar a estos agentes por esta nueva actuación, donde intervinieron otras dos personas que, lamentablemente, pudieron darse a la fuga", ha explicado Delgado Bonilla, quien ha añadido que la Policía Local seguirá vigilando las explotaciones agrícolas de la localidad para impedir estos hurtos, aunque ha pedido a los propietarios de las fincas su máxima colaboración y "que denuncien cualquier robo que detecten en sus cosechas".

Traslado a dependencias policiales

El primer edil veleño ha informado que tras su detención, los agentes procedieron a trasladar al individuo a las dependencias de la Policía Nacional de Vélez Málaga y a realizar las gestiones oportunas para la identificación de los cómplices del detenido, a la vez que pusieron a disposición judicial la importante mercancía de aguacates incautada durante la operación, mientras se localiza al propietario de la finca.

Delgado Bonilla ha recordado que Vélez-Málaga cuenta diariamente, durante las 24 horas del día, con una patrulla policial, que se encarga de vigilar las explotaciones agrícolas, especialmente al amanecer y al atardecer, controlando los carreles y caminos rurales del municipio, vías de acceso y salida de estas fincas. En este sentido, el alcalde ha instado también al subdelegado del Gobierno, a que no se baje la guardia en la vigilancia para impedir este tipo de sustracciones que tanto daño ocasionan a los agricultores de la provincia.

22/01/2013. Agricultura
Asaja Málaga advierte un repunte de robos en el campo

Después de un otoño relativamente tranquilo en cuanto a robos se refiere, probablemente motivado porque la última crecida del Guadalhorce del pasado mes de septiembre dejó campos anegados y cuantiosos daños que restaron atractivo para los ladrones, y ahora que el campo retoma la normalidad – a pesar de que las ayudas prometidas no han llegado y el esfuerzo de los agricultores está siendo tremendo- vuelven los robos al campo.

Así lo llevan denunciado desde hace unos días numerosos socios afectados, propietarios de distintos cultivos en distintas comarcas de la provincia. Los productos más codiciados son la aceituna, sobre todos en Antequera y Alameda; el aguacate de la Axarquía y el Guadalhorce y la alcachofa, también del Valle del Guadalhorce, fundamentalmente.

Según explica Baldomero Bellido, técnico de olivar de Asaja Málaga, el pasado fin de semana robaron a tres socios de la zona más de 10.000 kilos de aceitunas. Y sólo son un ejemplo de lo que ocurre estos días en el campo. Como se recordará, la campaña de este año se prevé muy corta, de hecho, en algunas zonas ya está llegando a su fin, pero el fruto se está cotizando más que en campañas anteriores debido a esa escasez, lo que está generando un incremento importante de robos en la zona. Según Bellido, a estas circunstancia habría que sumarle otra explicación que posiblemente aclare este repunte en Málaga, y es que la campaña de aceituna ya ha terminado en zonas cercanas, como Sevilla, y los cacos se trasladan allí donde hay material para robar. Ahora tocas nuestra provincia.

La alcachofa, un clásico

Otro de los productos que atrae de manera considerable a los ladrones por estas fechas es la alcachofa, un producto que se vende bien y caro en el mercado negro. Francisco Torres es socio de Asaja Málaga y posee una explotación de alcachofas que cuida con esmero. Torres viaja a Tudela (Navarra) en busca de un producto exquisito, la variedad blanquilla, y tras cuidar con dedicación esta verdura, de carácter delicado, ve cómo se la roban año tras año y los ladrones quedan impunes. Harto ya de tanto asalto, este año ha vuelto contratar a un guarda que vigile el producto porque ya ha sido víctima de las primeras sustracciones tras la Navidad.

En ese sentido, Asaja Málaga pide a los consumidores que no compren verdura robada. En el caso de la alcachofa es fácilmente reconocible: los ladrones, con las prisas, suelen degollar la alcachofa, es decir, apenas le dejan palo. En cambio, los agricultores, resalta Torres, siempre suelen dejarle entre cuatro o cinco dedos de longitud al tallo.

En Málaga hay unas 600 hectáreas de alcachofas sembradas, que el año pasado, dejaron una facturación cercana a los 7 millones de euros en la provincia.

Una patrulla amiga

En la zona de la Axarquía, donde se cultivan productos tropicales que se venden, en su mayoría, en Europa, los robos también se cuentan por decenas cada año. La campaña del mango, que comenzó a finales de verano, ha sido relativamente tranquila según comentan los agricultores: ha habido robos, porque en el campo siempre los hay, pero de forma más moderada que en otras campañas.

Ahora mismo, el producto más cotizado por los ladrones es el aguacate. La oficina de Asaja en Vélez Málaga ha recibido el aviso de varios agricultores que están advirtiendo de un repunte, según comenta su responsable, Benjamín Faulí. Y así se lo ha comunicado a la Policía Local, que mantiene un contacto continuo con los agricultores de la zona durante todo el año.

Tanto es así que hay una pareja destinada a la vigilancia de los accesos a las explotaciones. Según han indicado fuentes policiales, se intenta que siempre sean los mismos agentes los que vigilen los accesos, para así poder controlar cualquier persona o vehículo extraño en las inmediaciones. Carlos Blázquez, presidente de Asaja Málaga, agradece esta intensa colaboración porque los efectos disuasorios de estas medidas son tremendamente eficaces y pide que se extienda a otros municipios. “A veces los agricultores se sienten muy desprotegidos y medidas como estas son muy importantes para nosotros. Entendemos que vigilar el campo en su totalidad es harto complicado, pero si se pueden adoptar una serie de medidas efectivas que amortigüen el efecto de los robos. Estamos muy agradecidos”.

Pero tal y como comentan desde la Policía Local de Velez Málaga y así lo traslada Asaja Málaga a sus socios, es fundamental que los agricultores denuncien sus robos, todos, por pequeños que estos sean, ya el Ministerio de Interior se basa en unas estadísticas para elaborar su plan de trabajo y es necesario que consten todos los incidentes que se producen.


01/03/2012. Agricultura
A los ladrones del campo malagueño les da por los “periquitos”

Jose Manuel Luque se acostó anoche con una finca en pleno regadío y se ha despertado con un cultivo de secano. Sus habas se han quedado sin agua y ahora la cosecha peligra. Igual que sus ajos y los cereales. Y es que, a los ladrones del campo malagueño les ha dado ahora por los “periquitos”, tal y como se conocen los aspersores que conforman los equipos de riego fijo. En menos de una semana, los cacos han robado en la Comarca de Antequera más de mil quinientos aspersores.

Hasta ahora, comenta Baldomero Bellido, técnico de Asaja Málaga en Antequera, estos sistemas de regadío pasaban desapercibidos para los ladrones, pero desde hace unos días se han convertido en un botín apetecible. “Los pivots, que son otros sistemas de regadíos que giran sobre un eje, sí han sido tradicionalmente desmantelados para sacar cable, pero hasta ahora estos otros sistemas de riego fijo no los tocaban”, manifiesta.

Según comentan los agricultores, la boquilla de los aspersores que reparte el riego está formada por una aleación que debe estar teniendo salida en el mercado negro. Pero la cantidad de este material es mínima y el destrozo que hacen para conseguirlo es enormemente grande. A Jose Manuel Luque le robaron anoche 350 “periquitos” y a su vecino otros tantos, que se suman a los más de 800 que le quitaron el pasado viernes a otro socio de Asaja Málaga cuando aún no había ni estrenado la instalación.

Luque ha valorado el robo en más de 5.000 euros, una cantidad que puede verse fuertemente incrementada si no puede reponer con urgencia dichos aspersores. “Los cereales, las habas y los ajos necesitan agua, estamos en plena campaña de riego porque podemos perder todos los cultivos. La sequía que estamos padeciendo hace estragos y no nos podemos permitir estar varios días sin regar porque entonces lo perdemos todo”, explica Luque, quien ya está buscando la posibilidad de contratar junto con sus vecinos los servicios de una guardería privada por la noche que al menos pueda proteger los sistemas de riego que quedan. “Es lamentable, encima de que el producto apenas tiene valor en el mercado, ahora tenemos que sumarle el agua y la vigilancia”, añade indignado.

Los agricultores de la Comarca de Antequera aseguran sentirse cada vez más desprotegidos y reclaman mayor vigilancia. Así se lo transmitió el pasado lunes el Comité Ejecutivo de Asaja Málaga al subdelegado del Gobierno.

13/12/2011. Agricultura
Inscripción en el ROMA

Se recuerda a todos los agricultores que es obligatorio tener inscrito en el ROMA (Registro Oficial de Maquinaria Agrícola), todos los equipos de aplicación de productos fitosanitarios utilizados en la producción agrícola y forestal de los que se disponga en la explotación. Entendiendo por estos a cualquier máquina destinada específicamente a la aplicación de productos fitosanitarios, incluidos los elementos y dispositivos que sean fundamentales para el correcto funcionamiento de dicho equipo, y exceptuando los pulverizadores de mochila y los pulverizadores de arrastre manual (carretilla) con depósito de hasta 100 litros.

La maquinaria a inscribir será:

– Pulverizadores hidráulicos (de barras o pistolas de pulverización).
– Pulverizadores hidroneumáticos. (Atomizador)
– Pulverizadores neumáticos.
– Pulverizadores centrífugos.
– Espolvoreadores.

Si todavía no los tiene inscritos puede hacerlo en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola, para más información diríjanse a nuestras oficinas.

21/11/2011. Agricultura
Asaja Málaga pide protección para los campos de Ronda

Asaja Málaga continúa en su empeño de frenar los robos en el campo malagueño y por esta razón mantiene reuniones periódicas con los principales ayuntamientos de la provincia. El pasado viernes, el presidente de la asociación agraria, Carlos Blázquez, mantuvo una reunión en el consistorio rondeño, a la asistieron el delegado de Seguridad, Fernando Corrales; el inspector jefe, el jefe de la Comisaría, el Capitán de la Guardia Civil y el subinspector y el jefe de la Policía Local. También acudieron Miguel Ángel Reguera, miembro de la Junta Directiva de Asaja; y Rafael Cordero, técnico de la oficina de Ronda

Durante la reunión, Carlos Blázquez agradeció, en primer lugar, la buena predisposición mostrada por el Ayuntamiento y la Junta de Seguridad y reconoció que es la zona agrícola menos afectada por los robos. No obstante, la castaña y la aceituna, cuya campaña acaba de comenzar, hace que las fincas agrícolas vuelvan a estar en el punto de mira de los ladrones.

Blázquez reconoció la dificultad que entraña vigilar el campo en su totalidad, pero animó a los asistentes a poner especial empeño en el control de la mercancía que no tenga un origen claro. Así ocurre con algunas chatarrerías, que compran productos muy baratos sin importarles el origen, y los puestos ilegales que recogen la aceituna robada. “Los ladrones roban con el fin de transformar el producto robado lo antes posible en dinero”, sentenció el presidente de la asociación, quien recordó que hace apenas unos días la Policía Nacional detuvo a unas personas por sustraer más de 8.000 kilos de productos subtropicales en la Axarquía.

Por su parte, las Fuerzas de Seguridad pidieron a los agricultores una colaboración real, le instaron a que llamen ante cualquier sospecha, bien de vehículos que ronden por la zona, bien de puestos que puedan sospechar que trajinen con mercancía robada. Asimismo, les animaron a denunciar cualquier robo por pequeño que este sea y a que guarden los números de serie de su maquinaria o bien la marquen de alguna manera para que en caso de sustracción puedan identificar, ya que según comentaron, tienen mercancía decomisada que no pueden devolver a sus propietarios.

Además, las Fuerzas de Seguridad comentaron al presidente de la asociación agraria la necesidad de crear una Guía Conduce homogénea con el fin de que ellos puedan solicitarla a las personas que transporten mercancía para que puedan certificar su origen y destino.

Carlos Blázquez insistió en la necesidad de acabar con los asaltos en las casas de campo y ficas de cultivo para evitar sucesos cada vez más peligrosos como el ocurrido la pasada semana y que según informaciones aparecidas en distintos medios de comunicación ha acabado con la vida de un agricultor en Frigiliana tras una disputa por unos aperos.

27/10/2011. Agricultura,Frutos secos
Finaliza la campaña de la castaña con una caída de casi el 50% de la producción

Termina la campaña más importante del Valle del Genal -la castaña- y lo hace con un sabor agridulce: la calidad de la castaña pilonga ha sido extraordinaria, pero la campaña ha sido corta, muy dura y trabajosa y, encima, el esfuerzo no se ha visto recompensado por la producción, sino todo lo contrario, se han recogido unos 2 millones de kilos de este fruto típico del otoño, lo que ha supuesto una caída de casi el 50% con respecto al año anterior. Los malagueños han comido poca castaña, el tiempo no ha acompañado ni las ha hecho especialmente apetecibles, por lo que la mayoría de los productores han optado por la exportación para salvar sus cuentas.

Esta es la radiografía que desde Asaja Ronda nos describe el técnico Jose Carlos Ruiz: “El castaño es un cultivo que en gran medida depende de la climatología, precipitaciones y temperaturas, siendo muy importante estas en la última fase del cultivo, que se desarrolla en los meses de agosto y septiembre. Durante el invierno y la primavera abundaron las precipitaciones. El verano no estaba siendo demasiado caluroso en la Serranía de Ronda pero, durante el mes de septiembre y gran parte de octubre, hemos tenido unas temperaturas anormalmente altas, además apenas ha llovido en septiembre y agosto, que son precisamente las lluvias que hacen que la cosecha sea abundante y sencilla. Estas condiciones han dado lugar a un adelanto del inicio de campaña y a un acortamiento de la misma”, explica al tiempo que recuerda que la campaña del año pasado fue una de las mejores de los últimos años, por la excelente calidad y la alta producción, rondando la cifra de 3.900.000 kilogramos de castañas.

Una campaña muy laboriosa

La recolección empezó en la segunda quincena de septiembre con las variedades tempranas, La Portuguesa y la Bravía Temprana de Jubrique, las cuales se encuentran principalmente en los municipios de Igualeja, Pujerra y Jubrique. Estas dos variedades han tenido una cosecha excelente, tanto en calidad, calibre como kilogramos recogidos. Superior a la campaña pasada en datos de producción.

La recolección de la principal variedad de la zona, “La Pilonga”, -conocida por su gran calibre, gran brillo, color marrón, fácil pelado y sabor exquisito-, comenzó en la ultima semana de septiembre, primeros de octubre según la zona. La falta de lluvias y las altas temperaturas han dado lugar a una de las recolecciones más duras de los últimos años.

Normalmente, la mayoría de los erizos se abren cuando están en el árbol, en muchos casos cae la castaña en grano al suelo y en otros cae el erizo abierto al suelo, el recolector lo abre, saca las castañas, generalmente de 1 a 3 por erizo. Esta campaña el erizo estaba muy seco, se abría muy poco o no se abría, la castaña caía al suelo dentro del erizo y, el recolector se encontraba con un erizo muy seco y ni los gruesos guantes han conseguido en muchos casos amortiguar los continuos pinchazos. Además, en algunos casos, no se ha podido sacar la castaña debido a que esta se encontraba soldada al erizo. La mayoría de los erizos solo tenían una castaña de gran calibre.

La calidad y el calibre, como ya es habitual, ha sido excelente pero, la climatología ha dado lugar a una merma muy importante de la producción. En la última fase de desarrollo del fruto el árbol estaba falto de agua, cogiendo esta del fruto, dando lugar por tanto a una sola castaña por erizo y a que muchos erizos estén “malucos”, es decir, no contengan castaña. El árbol perdió parte de la hoja en este momento. Desde el momento en que la castaña o el erizo caían al suelo hasta que se recolectaba, podían pasar hasta 4 días. En este tiempo, debido a la sequedad del ambiente, podía perder hasta un 10 % en peso.

Precio y consumo

En cuanto a los precios, al comienzo de la recolección de la pilonga, se pagaba a 2 € a los agricultores, a los pocos días bajó a 1,50 €, y, posteriormente, cayó hasta su precio final, 1,20 €/kg.

El principal almacén del Valle, ubicado en Igualeja, en la campaña pasada llegó a comercializar 5.000.000 kg. Esta campaña, el 70% de la castaña comercializada por ellos se ha destinado a exportación, principalmente a Italia (un 40 %), Alemania (un 10 %) y Francia (un 20%). El 30 % restante se ha comercializado en el mercado interior.

La principal de cooperativa de la zona S.C.A. de 2º “Castañas Valle del Genal”, que en la campaña pasada comercializó 1.200.000 kg, este año ha tenido una disminución aproximada de un 30 %. Una gran parte de su castaña ha ido también para la exportación, principalmente Italia. El mercado interior ha demandado poca castaña debido a las altas temperaturas.

El aumento de las compras por parte de Italia y Alemania se debe a la mala cosecha de castaña que tiene Italia en este año.

“Como nota negativa otro año mas se han detectado robos de castaña, tenemos constancia de robos en el municipio de Júzcar, aprovechando los ladrones de la gran afluencia de público para visitar el llamado pueblo pitufo”, comenta Jose Carlos Ruiz.

10/10/2011. Agricultura,Cítricos
Los citricultores, pendientes del consumo

Los agricultores malagueños están ya acostumbrados a iniciar sus campañas con temores relacionados con los factores climatológicos y los precios que percibirán por sus productos. Pero, con una economía doméstica cada vez más mermada por la crisis, los agricultores temen ahora por el consumo. La cesta de la compra contiene cada vez menos productos y, en muchos casos, se mira más el precio que la calidad.

Este es el principal temor de los citricultores malagueños, que inician estos días su campaña con buenas perspectivas de calidad y cantidad y que esperan que los consumidores apuesten por el producto local y dinamicen los mercados. “La calidad de los cítricos este año es estupenda. Después de dos años con precipitaciones tan abundantes, los árboles del Guadalhorce, castigados años atrás por la sequía, han recuperado su buen estado fisiológico y están dando unos frutos excelentes”, manifiesta Benjamín Faulí, responsable de la sectorial de Frutas y Hortalizas de Asaja Málaga.

En cuanto a cantidad, este año se espera cosechar alrededor de 170.000 toneladas de frutos, entre limones, naranjas y mandarinas, lo que supone un descenso de entre un 8 y un 10 por ciento con respecto al año anterior. “Aún así, la cantidad es muy buena, habrá suficiente fruta para atender la demanda”.

Respecto a precios, según comentan los citricultores, es muy bajo en el campo, y sólo esperan que esta situación se traslade a los consumidores: “Al menos así se animarán a consumir”, confían.

Algunas recomendaciones

En Málaga hay unas 10.000 hectáreas de cítricos que ocupan a unas 3.000 familias malagueñas, fundamentalmente en el Valle del Guadalhorce. Hay 4.112 hectáreas de naranjas; 4.134 hectáreas de limones y 1.700, de mandarinas. Éstas últimas, sobre todo las de la variedad clemenules, son las más preciadas por los consumidores malagueños.

Si de limón se exporta el 80% de la producción, y de naranja el 65%, más de la mitad de las clemenules se saborean en nuestra provincia: “Las mandarinas de Málaga son las mejores que se encuentran en el mercado. Al tener tantas horas de sol adquieren más grados de azúcar y son un auténtico placer para el paladar”, advierte Faulí.

Para rematar la calidad de los productos, los citricultores, al igual que los olivareros y los castañeros, esperan que caigan las primeras lluvias del otoño para que el fruto coja más calibre y color.

Asimismo, Asaja Málaga recomienda a sus agricultores que recolecten el fruto en su punto óptimo de maduración para que la calidad del producto no se resienta. “La constante oleada de robos hace que a veces se recolecte un poco antes para que los ladrones no se lleven la cosecha”, explica Faulí, al tiempo que también pide a los consumidores que compren la fruta en sus puestos de confianza. “Cada vez hay más fruta robada que se vende a bajo precio en rincones de la ciudad”.


26/09/2011. Agricultura,Olivar
Asaja Málaga pide al Ayuntamiento de Antequera más seguridad para el campo

Cada año por estas fechas, coincidiendo con el inicio del verdeo en la comarca norte de la provincia, comienza una oleada de asaltos y robos a las explotaciones agrícolas que mantienen en jaque a los productores de la zona. Los ladrones se han aprendido a la perfección el calendario de cosechas del campo malagueño, y si bien estos meses atrás han robado miles de frutos tropicales en la Axarquía, ahora se teme por la aceituna.

En años anteriores, los ladrones se han hecho con miles y miles de kilos, por esa razón los agricultores solicitan que se prevengan estos actos vandálicos y que se extremen las medidas de seguridad. Asaja Málaga reconoce que vigilar el campo en su totalidad es una tarea demasiado ambiciosa y difícil de ejecutar, por esa razón, pide a las fuerzas de seguridad que vigilen con ahínco los puestos de compras ilegales, ya que sólo se roba lo que se puede vender en el mercado negro.

Además de la mercancía robada, hay sumar los daños que los ladrones ocasionan en los árboles y que tardan años en repararse. Además, de las cosechas propiamente dichas, los agricultores temen por los “pívots”, sistemas de regadíos muy costosos que los cacos destrozan para hacerse con unos cuantos metros de cable de cobre. También se roban los aperos de labranza, la maquinaria, las casas de campo, el gasoil… los ladrones gozan de una impunidad tremenda mientras que la sensación de inseguridad crece a pasos agigantados entre los productores de la zona.

Asaja Málaga agradece al Consistorio antequerano el interés mostrado y su preocupación y confía en que se extremen las medidas, se plante cara a los robos y se acabe con esta lacra.

14/09/2011. Agricultura,Olivar
Más de 6.000 agricultores malagueños verdearán en la provincia en una campaña repleta de dificultades

De los más de 22.000 olivareros que hay en la provincia de Málaga, unos 6.000 se preparan estos días para verdear en la provincia, en una campaña que se prevé repleta de dificultades. La campaña arranca con un stock de 370 millones de kilos almacenados, casi cien millones más que el año pasado, y se enfrenta a una caída del consumo interno de más de un 15%. “La aceituna no es producto de primera necesidad”, dice Baldomero Bellido, técnico de Asaja Málaga en Antequera, haciendo referencia a la crisis generalizada que mantiene en jaque a todos los consumidores españoles, que miran con lupa los productos y su precio antes de arrojarlos a la cesta de la compra.

La parte positiva, la calidad del fruto, que se prevé muy buena por la climatología del año pasado, en la que no faltaron las lluvias “en el momento en que tenían que caer”. Además, como se sabe, el olivar es un árbol vecero, que un año da mucho fruto y otro poco, y esta campaña los olivos llegan cargados de aceitunas. Ahora sería deseable que el otoño llegara con algunas lluvias suaves para que las aceitunas no se arruguen en las ramas.


Pistoletazo de salida

La semana que viene los olivareros darán el pistoletazo de salida a una de las campañas de más solera del campo malagueño. ¿Pero cómo se inicia el proceso, quien abre la veda? Son los técnicos de campo, explica Bellido, los que determinan qué día es el óptimo para empezar a recoger el fruto y es entonces cuando las cooperativas abren sus puertas. Ese momento llega cuando la pulpa se desprende fácilmente del hueso, así la operación de deshuesado se podrá desarrollar con normalidad y evitará que el fruto se rompa durante el proceso. Pues bien, según los técnicos, en Málaga el verdeo dará comienzo a mediados de la semana que viene. Y para informar a los agricultores sobre la situación actual del sector, Asaja Málaga ha organizado una jornada de olivar que se celebrará el próximo lunes día 19 de septiembre, a las siete de la tarde, en el Hotel Finca Eslava.

Según Asaja Málaga, aún es pronto para saber cómo reaccionarán los mercados y qué cantidad de aceituna de mesa se recogerá este año. “De precios no queremos ni hablar, vamos a esperar”, comenta Bellido al tiempo que recuerda que en la provincia de Málaga hay capacidad para almacenar hasta 45 millones de kilos.

Si en otras provincias como Córdoba o Sevilla los agricultores están desesperados al inicio del verdeo, Málaga cuenta con la característica de que la mayoría de aceituna que tenemos en nuestros campos –sobre todo en la comarca norte- es de la variedad hojiblanca. Esta variedad tiene una cualidad que la hace especial. Y es que se puede utilizar tanto para verdeo como para molino. “Por eso desconocemos qué aceituna de mesa se recogerá este año, porque si no cotiza bien los agricultores la destinarán a molino”, añade Bellido, que recuerda que la variedad hojiblanca es la que más se recoge en España, por encima, incluso, de la manzanilla. En Málaga, concretamente, hay unas 80.000 hectáreas de olivares de hojiblanca.


Más de 75.000 jornales

Esta campaña es especialmente esperada por quienes trabajan en el campo, ya que se estima que creará unos 75.000 jornales. En este ámbito, algunos agricultores también se han encontrado con una dificultad añadida que les ha pillado por sorpresa. El pasado 22 de julio el Consejo de Ministros alcanzó un acuerdo por el que sólo se puede contratar a personal de nacionalidad rumana que estuviera dado de alta en cualquier régimen de la Seguridad Social anterior a esa fecha, por lo que los trabajadores de la campaña pasada que regresaron a su país y quieren volver en esta campaña necesitarían obtener un permiso de trabajo para poder ser empleado, un trámite laborioso y difícil de conseguir.

Ante este acuerdo, son muchos los agricultores que se han encontrado con dificultad para encontrar a personas preparadas y dispuestas para recoger la aceituna: “Hay que tener en cuenta que durante muchos años los españoles han huido de las tareas del campo”, señala el técnico.

Otro de los temores que acechan a los olivareros son las oleadas de asaltos que conllevan los inicios de cualquier campaña. Los ladrones se han aprendido a la perfección el calendario de cosecha del campo malagueño y recogen sus frutos a las par que los agricultores, en horarios intempestivos y destrozando árboles que tardan años en recuperarse. Por esa razón, como cada año, Asaja Málaga pide que se incremente la vigilancia en el campo y sobre todo en los puestos de compra ilegales. “Sólo se roba lo que se vende”, sentencia Carlos Blázquez, presidente de la asociación agraria.


La aloreña, con denominación propia

Hablar de verdeo en Málaga supone también referirse a la aceituna aloreña, la única aceituna de mesa con denominación de origen propia en España.

La recogida de esta variedad, que se produce fundamentalmente en la “Olla de Málaga” –zona del Valle del Guadalhorce- comienza unos días antes. Según explica Bellido, esta aceituna es tan especial por su bajo contenido en oleuropeína, lo que le quita amargor. “Como se sabe, la aceituna no se puede comer directamente del árbol, sino que es preciso endulzarla previamente. La aloreña, al tener poca oleuropeína, se endulza más fácilmente”.

En Málaga hay alrededor de 16.000 hectáreas de aloreña, una aceituna de que se recoge de forma artesanal para evitar que el fruto se dañe ya que tiene una piel más tierna.

Resultados 37 - 48 de un total de 79