En esta web utilizamos cookies para darte una mejor navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. OK | Más información
01/10/2020.
Publicadas las bases de las Ayudas a la Modernización de Explotaciones Agrarias

Con fecha 30 de septiembre de 2020 se han publicado las bases que regulan la convocatoria de las ayudas en régimen de concurrencia competitiva al apoyo a las inversiones en explotaciones agrícolas en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020, en concreto la 4.1.1 Mejora del rendimiento y la sostenibilidad global de explotaciones agrarias y 4.1.2 Mejora del rendimiento y la sostenibilidad global de explotaciones agrarias de olivar, estando pendiente de su convocatoria.

Beneficiarios:
Agricultores con personalidad física o jurídica, incluidos jóvenes agricultores que tengan solicitada una ayuda de incorporación, agrupaciones de agricultores, comunidades de bienes y cualquier otro tipo de unidad económica o de patrimonio separado sin personalidad jurídica.
Requisitos:
Con carácter general a fecha de solicitud:
- Ser titular de una explotación agraria en la comunidad de Andalucía, más del 50% de la superficie o de los animales a falta de ella.
- Comprometerse a ejercer la actividad agraria en la explotación objeto de la ayuda durante al menos cinco años desde la fecha del pago final de la ayuda.
- Estar al corriente de sus obligaciones fiscales y con la Seguridad Social.
- Estar dada de alta en la actividad económica que corresponda a la actividad agraria desarrollada.
- Ser agricultor activo.
- Contar con los permisos, autorizaciones y licencias preceptivos para el ejercicio de la actividad desarrollada.
Las Personas físicas:
- Estar afiliada al Régimen especial de trabajadores autónomos de la Seguridad Social que corresponda.
- Tener dieciocho años cumplidos. Cuando la persona solicitante sea mayor de sesenta años a fecha de solicitud, deberá comprometerse a que otra persona, que cumpla los requisitos para ser beneficiaria de estas ayudas, continúe como titular de la explotación desde el momento en el que la persona beneficiaria se jubile y hasta la finalización del período de compromiso.
Las personas Jurídicas:
- En su objeto social se encuentre el ejercicio de la actividad agraria.
Las agrupaciones de agricultores, comunidades de bienes o cualquier otro tipo de unidad económica o de patrimonio separado sin personalidad jurídica:
- Comprometerse, en caso de ser beneficiario, a formalizar un pacto de indivisión con una duración mínima de seis años legalizado.
- Además, todos los participantes de las agrupaciones deben cumplir con todos los requisitos exigidos a las personas físicas.
- Las comunidades de bienes o cualquier otro tipo de unidad económica o de patrimonio separado sin personalidad jurídica, bastará con que al menos un comunero o miembro cumpla con los requisitos exigidos a las personas físicas.
Conceptos subvencionables:
Se apoyarán las inversiones en activos físicos, materiales o inmateriales, dirigidas a modernizar y/o mejorar el rendimiento económico, así como optimizar la eficiencia energética, de las explotaciones agrarias ubicadas en Andalucía. El plan de mejora debe demostrar la viabilidad de la explotación o adaptación a nuevas normas
- Las inversiones deberán estar relacionadas de forma indubitada con la actividad agraria a desarrollar en la explotación y contar con un correcto dimensionamiento.
-Las actuaciones subvencionables no deben haberse iniciado antes de la resolución de la ayuda. No obstante, y siempre que el no inicio de las actuaciones impidan el inicio del ciclo productivo de la explotación, la Delegación Territorial podrá autorizar el comienzo de las mismas, previa petición justificada. No significando ello que se ha aprobado la ayuda.
- Serán subvencionables: La construcción, adquisición o mejora de bienes inmuebles; La compra de maquinaria y equipos nuevos; honorarios de arquitectos, licencias, patentes, programas informáticos, patentes, etc; Planes de gestión de explotaciones; la producción en la explotación de biocarburantes o de energía procedentes de fuentes renovables; y la adaptación a nuevas normativas dentro de sus primeros 12 meses de su obligatoriedad.
- Existen determina das restricciones sectoriales en sectores como el de frutas y hortalizas y el sector del vino.
- Y no serán subvencionables gatos como los de arrendamiento, seguros, compra de derechos, intereses de deudas distintos a los del préstamo de esta ayuda o el IVA cuando sea susceptible de compensación.

Plazo de ejecución de las inversiones: será de 9 meses desde la resolución de la ayuda.
Ayuda:
- Con carácter general será del 50% de la inversión subvencionable, porcentaje que podrá incrementarse en un 20% adicional, sin superar el 90%, en los siguientes casos: Jóvenes que la soliciten de forma simultánea o dentro de los cinco años siguientes a su fecha de establecimiento (inicio del proceso de instalación); Inversiones colectivas y proyectos integrados; Zonas con limitaciones específicas naturales (montaña y distintas a montaña); y Operaciones apoyadas en el marco de la Asociación Europea para la Innovación.
- La cuantía de ayuda mínima resultante será de 3.000 euros.
- La inversión máxima subvencionable por explotación será de 120.000 euros, salvo en el caso de construcción, adquisición o mejora de invernadero que sube a 200.00 euros y a 300.000 euros en el caso de vacuno de leche o de inversiones colectivas promovidas por agrupaciones de agricultores en el sector del ovino de carne.
- la ayuda podrá ser a fondo perdido o fondo perdido más pago de intereses de préstamo, siendo estos como máximo de 4,5 puntos.

Requisitos de las inversiones:
- Los específicos de inversiones destinadas a la producción de biocarburantes o energía, inversiones en regadíos e invernaderos: Consultar con los técnicos.
- Las inversiones no pueden haberse iniciado antes de la resolución, y en caso de obras nuevas plantaciones, etc necesitan la correspondiente acta de no inicio para iniciar la inversión.
- La maquinaria debe inscribirse en ROMA, haciendo constar que ha sido beneficiaria de las ayudas.
- No se pueden compensar costes de una inversión a otra.
- Las inversiones deben mantenerse en la explotación y para el fin que se conceden, como mínimo durante cinco años a contar desde la fecha del pago final de la ayuda.
- Los honorarios de arquitectos, ingenieros y asesores, honorarios relativos al asesoramiento sobre la sostenibilidad económica y medioambiental, incluidos los estudios de viabilidad, realizados con anterioridad a la solicitud de ayudas podrán haberse realizado con anterioridad a la solicitud de la ayuda.
- Dependiendo de la ayuda concedida será necesario poner cartel informativo.

Criterio de priorización:
Los criterios deberán cumplirse a fecha de finalización del plazo de presentación de la solicitud de ayuda.
Puntuación máxima de la solicitud de ayuda: 111 puntos en general y para el olivar 113.
Mínimo para recibir ayuda: 18 puntos en general y para el olivar 19.

Relativos al interesado:
1. Explotación Prioritaria. 15 puntos. (no acumulable con agricultor profesional).
2. Según la forma de asociación, hasta un máximo de 8 puntos:
2.1. Si está asociada a una cooperativa, organizaciones de productores y/o SAT que forman parte de entidades asociativas prioritarias (Ley 13/2013, de 2 de agosto). 5 puntos.
2.2. Si está asociada a una cooperativa, organizaciones de productores y/o SAT que forman parte de entidades asociativas prioritarias regionales que normativamente se regulen. 5 puntos.
2.3. Si está asociada a una cooperativa que pertenezcan a otra de segundo grado o ulterior. 4 puntos.
2.4. Si está asociada a una Sociedad Cooperativa Andaluza o una Sociedad Agraria de Transformación que comercializa la producción de la explotación. 3 puntos.
2.5. Si está asociada a una Asociación de Defensa Sanitaria o a una Agrupación de Producción Integrada. 3 puntos.
3. Si la persona solicitante (física o jurídica) está inscrita en el Registro Nacional de Productores de Semillas y Plantas de viveros. 3 puntos. (no aplicable para el caso del olivar)
4. Ser mayor de 18 años y menor de 41 años. 3 puntos.
5. Ser mujer. 3 puntos.
6. Ser agricultor profesional. 3 puntos.
7. Estar empadronado en un municipio de la comarca donde radica la explotación. 3 puntos.
8. Haber recibido asesoramiento en el sentido del artículo 15.4 del Reglamento (UE) nº 1305/2013, de 17 de diciembre. 2 puntos.
Relativos a la explotación:
1. Ser titular de una explotación inscrita en el Registro de titularidad compartida. 10 puntos.
2. Que la persona solicitante no haya obtenido ayudas para la modernización de explotaciones en los dos años anteriores a la solicitud en aplicación de las medidas 121.1 o 121.2 del PDR 2007-2013 o en convocatorias anteriores de la misma actuación incluidas en la operación 4.1.1 del PDR 2014-2020. 10 puntos.
3. Comprometerse a suscribir un seguro agrario combinado para la explotación en los planes de los 5 años posteriores a la fecha del pago de la ayuda. 10 puntos.
4. Que la explotación esté inscrita o pase a inscribirse en el SIPEA (producción ecológica). 3 puntos.
5. Explotación de ganadería extensiva o se destina a la producción de flor cortada. 3 puntos. (no aplicable para el caso del olivar).
Relativos al tipo de inversión:
1. Inversiones colectivas, conforme a la definición establecida en el apartado 8.2.4.6 del PDR, solicitadas por una agrupación informal de agricultores, o inversiones destinadas al traslado de una explotación ganadera fuera del casco urbano, o aquellas acometidas por una explotación ganadera que se haya trasladado fuera del casco urbano en los últimos dos años. 10 puntos.
2. Más del 25% de la Inversión está destinada a actuaciones que favorezcan la eficiencia energética en edificios y/o maquinaria y aquellas destinados al autoconsumo de la misma. 5 puntos.
3. Más del 25% de la Inversión está destinada a actuaciones destinadas al ahorro neto del agua (MN). 5 puntos.
4. Más del 25% de la Inversión está destinada a la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (NNTT). 5 puntos.
5. El plan de mejora permitirá la creación de al menos una UTA adicional a las que la explotación genera antes de su aplicación, mediante el cambio de orientación productiva de la explotación o un incremento de la dimensión de la misma. 5 puntos.
6. El plan de mejora incluye alguna de las siguientes inversiones relacionadas con la Bioeconomía: gestión de los restos vegetales o de poda generados en la explotación, incluido su compostaje; utilización de bioplásticos en las estructuras invernadas. 5 puntos.
7. El plan de mejora incluye acciones innovadoras. Se considerará que el plan empresarial incluye acciones innovadoras cuando este haya sido incluido en alguna de las iniciativas promovidas por la Asociación Europea de la Innovación o la implantación de técnicas fruto de las innovaciones desarrolladas en los últimos 5 años por los centros públicos de investigación o proyectos con financiación pública o cuyo resultado tenga reconocimiento oficial, (como patente, modelo de utilidad u obtención vegetal) o se derive de una compra pública innovadora. 3 puntos.
8. Más del 50% de la inversión dedicada a la reestructuración del olivar según lo expresado en la normativa
correspondiente. 5 puntos. (Solo para el caso del olivar)
Documentación:
- DNI, CIF, poderes y DNI de representante en su caso.
- En caso de agrupaciones y Comunidades de Bienes u otra entidad asociativa, acuerdo para presentar la solicitud y compromiso para suscribir pacto de indivisión.
- Facturas proforma, 3 en caso de no existir costes de referencia.
- En caso de obras o construcciones proyecto técnico o memoria técnica valorada.
- Justificante de la titularidad de las explotaciones, escritura pública, contrato de arrendamiento, etc, debiendo estar correctamente catastradas.
- Justificante del uso del agua.
- Documentación que acredite los criterios de priorización.

18/02/2020.
Asaja Málaga destaca la importancia de la aplicación de las nuevas tecnologías al olivar

La organización presenta los resultados del Grupo Operativo de Agricultura de Precisión con Drones Aplicado al Olivar, que durante dos años ha trabajado en fincas de Málaga, Córdoba, Jaén, Granada y Almería


Acercar la más moderna tecnología a la olivicultura a través del uso de drones. Ese ha sido el objetivo en el que ha trabajado, durante dos años, el Grupo Operativo de Agricultura de Precisión con Drones Aplicado al Olivar, en el que junto a la organización agraria ha participado el centro Atlas, el Ifapa, el laboratorio Olivarum y la Universidad de Jaén.

En la presentación de la Jornada, que se ha celebrado en el Centro de Innovación de la Diputación de Málaga “La Noria”, ha participado Baldomero Bellido, presidente de ASAJA Málaga; el Técnico de ASAJA Jaén, José Ramón Gómez, así como el Secretario General de la Delegación de Agricultura de la Junta de Andalucía, José María Bergillos y la Vicepresidenta de la Diputación, Natacha Rivas.

“La agricultura de precisión ya existe y eso es un hecho. Pero no existe en el olivar ni en los cítricos, cultivos leñosos de hoja permanente –hoja perenne, que no es caduca-, y por tanto la dificultad de sombreado hay que solventarla. Por ese motivo planteamos este proyecto pensando en el olivar”, ha explicado el presidente de Asaja Málaga, Baldomero Bellido, durante la presentación de los resultados del Grupo Operativo de Agricultura de Precisión con Drones Aplicado al Olivar. En este sentido, ha recordado que, en el almendro, en la viña y en los extensivos ya se hace agricultura de precisión y se georreferencia todo: “No es nada nuevo que haya que inventarse, sino adecuarlo para que en el olivar también se pueda hacer. Por lo tanto, el presente y el futuro ya está aquí, y hay que empezar a cultivar con estas nuevas tecnologías, que para eso las tenemos”.

En este sentido, ha apuntado a que hay que darle un trato preferencial a esta nueva herramienta, que supone el punto de partida para rentabilizar las explotaciones. Bellido ha recordado que el trabajo para ver la aplicación de los drones a los olivos se ha desarrollado durante dos años, y que estas jornadas que ya se realizaron en Córdoba se repetirán, en los próximos días en las provincias de Granada y Almería.

Por su parte, el responsable del Centro de Vuelos Atlas, Anastasio Sánchez, ha apuntado a que el trabajo realizado a través de los drones ha consistido en imágenes a través de sensores para poder llevar a cabo un análisis del estado del olivar: “Es lo que tradicionalmente se ha hecho a través de análisis foliares, pero que la agricultura de precisión nos puede llevar a obtener en un futuro no muy lejano este tipo de datos de una manera mucho más precisa y más rápida”. Entre otros datos, se pueden obtener los relativos a la cantidad de agua, de nutrientes, de crecimiento foliar, de masa foliar, de tamaño de copas de los árboles, etcétera. “Esto permite el poder tener una foto muy exacta ya no solo de una plantación concreta, sino del estado de cada una de las zonas de su plantación, para aplicar de manera mucho más selectiva cualquier tipo de tratamientos fitosanitarios. Eso puede revertir también en un ahorro de productos, en una sostenibilidad mayor para el olivar, con lo que el proyecto no es solo algo tecnológico, sino que puede ir a la calle y esperemos que en el menor tiempo posible”, ha remarcado.

Fases e instituciones implicadas
De los vuelos con dron se encarga la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA-CATEC). Su primera tarea fue seleccionar los equipos técnicos adecuados, que consistieron en un dron comercial cuya autonomía y capacidades cumplen con los requisitos establecidos. Un Matrice 600 al que se le acoplaron sensores como una cámara termográfica y otra multispectral.

Los datos recogidos tras cada una de las campañas de vuelo se recopilaron y se enviaron a la Universidad de Jaén (UJA) para el análisis y la comparación con muestras foliares y de otro tipo recogidas y analizadas por el resto de los miembros del proyecto. Según explican, para extraer información útil de estas imágenes ha sido necesaria la aplicación de ciertas técnicas del campo de la teledetección. Lo que se persigue es traducir la información digital que proporciona el sensor de la cámara a una magnitud física medible en otros procesos relacionados con la radiación solar y, de esta forma, comparar estas mediciones con las realizadas mediante otros instrumentos.

Además, al normalizarse la información recogida por el sensor, se puede realizar una comparativa directa entre diferentes imágenes, sea cual sea la hora, el día o las condiciones climatológicas con las que se tomaron. En definitiva, se necesita obtener el mapa de reflectancia del cultivo, y para ello desde la UJA trabajaron con los métodos para obtener las imágenes de radiancia calibradas a partir de las originales muestreadas en cada finca de olivos. A partir de estas, se obtuvieron las de reflectancia.

Una vez que las imágenes fueron corregidas y se obtuvo el mapa de reflectancia de cada una de ellas, se aplican diferentes algoritmos de segmentación de imagen para obtener la información de reflectancia de cada una de las plantas y para los diferentes canales (vector de reflectancias). Con estos vectores de reflectancias y los datos de laboratorio se calibrarán y validarán diferentes algoritmos de predicción de los parámetros de interés.

Estas variables, como son la humedad del suelo, la maduración del fruto, el índice graso, entre otras, se han analizado a través de las muestras que se tomaron al mismo tiempo y en las mismas fincas que se volaron con los drones. De ellas, se encarga el laboratorio Olivarum, de la Fundación Caja Rural, y el Instituto de Formación Agraria y Pesquera de la Venta del Llano (IFAPA). Desde el laboratorio Olivarum, los muestreos, tanto de hojas como de aceituna que se conservaron en bolsas de papel convenientemente etiquetadas y en nevera hasta su entrega en el laboratorio, se realizaron al mismo tiempo que los vuelos de drones.

Una vez en el laboratorio de Olivarum, las muestras se registraron y se secaron, trituraron y a cada una se le analizaron los siguientes parámetros: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, sodio, manganeso, cobre, zinc y boro y se calcinaron.

En cuanto al IFAPA, se tomaron muestras (2 kilogramos) de fruto del conjunto de los olivos que componen cada subparcela, y se estudiaron diferentes ítems, como el índice de madurez, que permite conocer el momento óptimo de recolección de la aceituna según la variedad, el peso medio, la relación pulpa hueso de la aceituna, la humedad o el contenido graso del fruto. Después se procedió a la extracción del aceite del fruto recolectado.

Conclusiones
A día de hoy, se ha diseñado e implementado una metodología software basada en Python para el análisis de fincas a partir de imágenes multiespectrales obtenidas tras un vuelo de drones. Además, se ha desarrollado una aplicación que permite procesar las imágenes multiespectrales y obtener el índice NVDI asociado a la vegetación de la finca, y se ha entrenado una Red Neuronal basada en inteligencia artificial para la predicción de nutrientes visualizando los resultados en mapas de color. La precisión de los modelos entrenados es próxima al 80% del rango de valores, y se puede ganar en precisión aumentando el conjunto de datos de entrenamiento de cada finca.




11/02/2020.
Jornadas de resultados del Grupo Operativo de Agricultura de Precisión con Drones aplicado al olivar

El próximo martes, 18 de febrero de 2020 a las 10.00 horas, tendrá lugar en el Centro de Innovación Social “La Noria” (Av. del Arroyo de los Ángeles, 50, 29011 Málaga, entrada por el Hospital Materno Infantil, junto Comandancia Guardia Civil), la jornada de presentación de los resultados del Grupo Operativo de Agricultura de Precisión con Drones aplicado al olivar.

Acercar la más moderna tecnología a la olivicultura a través del uso de drones. Ese es el objetivo en el que ha trabajado el Grupo Operativo de Agricultura de Precisión con Drones aplicado al Olivar durante los dos últimos años. Los primeros resultados de esta labor se presentarán en Málaga el próximo 18 de febrero, en una jornada en la que junto a representantes de Asaja Jaén y Málaga, Delegación de Agricultura de la Junta de Andalucía y Diputación malagueña, y de la mano del responsable de vuelos del centro Atlas, Anastasio Sánchez; la responsable del área de agronomía del Centro Olivarum, Juana Nieto; el investigador titular del IFAPA, Gabriel Beltrán, y Diego Martínez, profesor del departamento de Ingeniería Electrónica y Automática de la Universidad de Jaén.

Los vuelos se han realizado en olivares de las provincias de Jaén, Córdoba, Granada, Almería y Málaga, coordinados por ASAJA-Jaén.

29/10/2019.
El grupo operativo “Drones y Olivar” concluye el penultimo vuelo en olivares

El Grupo Operativo “Proyecto I+D+i Agricultura de precisión en el olivar usando Sistemas Aéreos No Tripulados”, coordinado por ASAJA-Jaén, ha realizado, entre finales del pasado mes de septiembre y principios de octubre, el penúltimo vuelo en olivares de las provincias de Jaén, Córdoba, Granada, Almería y Málaga. Se trata de la quinta de las campañas de vuelo puestas en marcha desde que comenzó el proyecto el año pasado, y ya tan solo queda pendiente una que se realizará el próximo mes de noviembre.
Cada uno de los vuelos se realiza en etapas diferentes para comprobar el estado de las fincas y de los olivos en distintos periodos de la cosecha, así como el estado madurativo del árbol. En ellos se toman muestras de hojas, suelos, humedad, temperatura y aceituna, que posteriormente se analizarán en los laboratorios asociados para contrastar con los datos obtenidos con los drones. En concreto, se ha volado en los municipios de La Puerta de Segura, en Jaén; Diezma, en Granada; San José, en Níjar (Almería); Montoro, en Córdoba, y Mollina, en Málaga. En la localización de la finca de cada provincia y en el proceso de ayuda a los diferentes técnicos participaron miembros de ASAJA de cada una de las provincias participantes en el proyecto, que cuenta con un presupuesto de 300.000 euros, incluidos dentro del PDR 2014-2020 para grupos operativos y un plazo de ejecución de dos años. En todo momento los trabajos fueron supervisados por ASAJA-Jaén.
FASES E INSTITUCIONES IMPLICADAS
De los vuelos con dron se encarga la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA-CATEC). Su primera tarea fue seleccionar los equipos técnicos adecuados, que consistieron en un dron comercial cuya autonomía y capacidades cumplen con los requisitos establecidos. Un Matrice 600 al que se le acoplaron sensores como una cámara termográfica y otra multispectral. En las instalaciones de FADA se integraron los equipos y se verificó su correcto funcionamiento en tierra, como paso previo a las pruebas de vuelo, y tras varios ascensos se comprobó el comportamiento de los equipos en vuelo, incluyendo la correcta toma de imágenes según la programación prevista.
Los datos recogidos tras cada una de las campañas de vuelo se recopilaron y se enviaron a la Universidad de Jaén para el análisis y la comparación con muestras foliares y de otro tipo recogidas y analizadas por el resto de los miembros del proyecto. Según explican, para extraer información útil de estas imágenes ha sido necesaria la aplicación de ciertas técnicas del campo de la teledetección. Lo que se persigue es traducir la información digital que proporciona el sensor de la cámara a una magnitud física medible en otros procesos relacionados con la radiación solar y, de esta forma, comparar estas mediciones con las realizadas mediante otros instrumentos. Además, al normalizarse la información recogida por el sensor, se puede realizar una comparativa directa entre diferentes imágenes, sea cual sea la hora, el día o las condiciones climatológicas con las que se tomaron. En definitiva, se necesita obtener el mapa de reflectancia del cultivo, y para ello desde la UJA trabajaron con los métodos para obtener las imágenes de radiancia calibradas a partir de las originales muestreadas en cada finca de olivos. A partir de estas, se obtuvieron las de reflectancia.
Una vez que las imágenes fueron corregidas y se obtuvo el mapa de reflectancia de cada una de ellas, se aplican diferentes algoritmos de segmentación de imagen para obtener la información de reflectancia de cada una de las plantas y para los diferentes canales (vector de reflectancias). Con estos vectores de reflectancias y los datos de laboratorio se calibrarán y validarán diferentes algoritmos de predicción de los parámetros de interés.
Estas variables, como son la humedad del suelo, la maduración del fruto, el índice graso, entre otras, se analizan a través de las muestras que se tomaron al mismo tiempo y en las mismas fincas que se volaron con los drones. De ellas se encarga el laboratorio Olivarum, de la Fundación Caja Rural, y el Instituto de Formación Agraria y Pesquera de la Venta del Llano (IFAPA). Desde el laboratorio Olivarum los muestreos, tanto de hojas como de aceituna que se conservaron en bolsas de papel convenientemente etiquetadas y en nevera hasta su entrega en el laboratorio, se realizaron al mismo tiempo que los vuelos de drones.
Una vez en el laboratorio de Olivarum, las muestras se registraron y, antes de proceder al análisis, se lavaron con una solución de Tritón X100 a una concentración del 0,05% con fin de eliminar los restos de tierra y los residuos de los tratamientos propios del olivar, que podrían interferir en los análisis. A continuación se secaron, trituraron y a cada una se le analizaron los siguientes parámetros: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, sodio, manganeso, cobre, zinc y boro y se calcinaron.
En cuanto al IFAPA Venta del Llano, se tomaron muestras (2 kilogramos) de fruto del conjunto de los olivos que componen cada subparcela, y se estudiaron diferentes ítems, como el índice de madurez, que permite conocer el momento óptimo de recolección de la aceituna según la variedad, el peso medio, la relación pulpa hueso de la aceituna, la humedad o el contenido graso del fruto. Después se procedió a la extracción del aceite del fruto recolectado

CONCLUSIONES
El IFAPA ya tiene resultados sobre esta “primera cosecha” de aceituna analizada a través del grupo operativo de ASAJA-Jaén, mientras que Olivarum también puede explicar cómo se encuentra el suelo y parte del fruto. Datos que se contrastan ahora con las imágenes obtenidas por los drones y analizadas en la Universidad de Jaén, con el principal objetivo de determinar si la tecnología dron es capaz de llegar o aproximarse a donde llegan los análisis de campo.
Mucho se ha avanzado, así, desde que se presentó el grupo en mayo del pasado 2018, con el principal objetivo de acercar la más moderna tecnología a la olivicultura a través del uso de drones. Una vez que se realice el último vuelo el próximo mes de noviembre, tan solo quedará conocer los resultados y ver cómo la tecnología dron es capaz de ayudar a nuestra olivicultura. Aparte de todo ello, ASAJA-Jaén dará cuenta de los resultados en cada una de las provincias participantes en las jornadas de divulgación previstas para el primer trimestre de 2020, que se programarán una vez que la organización agraria cuente con los datos y se hayan analizado correctamente.

08/08/2019.
ASAJA Málaga alerta del robo de mangos inmaduros antes del inicio de la campaña

La sustracción del fruto prematuro supone la pérdida de ingresos para el agricultor

Agradecemos a las Fuerzas de Seguridad el trabajo que realizan y recordamos a los agricultores la importancia de denunciar

A punto de comenzar la campaña del mango, desde ASAJA Málaga queremos alertar del serio problema que supone, tanto para los agricultores como para los consumidores el robo de los frutos. Y es que, sin haber comenzado la campaña, se están produciendo ya numerosos robos en la Axarquía. Entre ellos, un socio de Asaja nos manifiesta que le han robado 3.000 Kg de fruta.

Además del perjuicio que supone para el agricultor, que ve cómo se esfuma su medio de vida -se trata de un fruto muy codiciado por los ladrones, al tener un alto valor en el mercado-, da una nefasta imagen de nuestro producto, ya que los mangos no se encuentran maduros ni en estado óptimo y al comprarlos a destiempo pueden provocar rechazo en el consumidor de cara a futuras adquisiciones del fruto.

Precisamente, hace unos días se reunió ASAJA Málaga con la Concejala de Agricultura de Vélez Málaga exponiéndole que iba a empezar la campaña y que se tuviera especial control en los puntos de venta, mercadillos y fruterías para controlar que no se vendiera fruta inmadura, que aparte de ser robada es un fraude para el consumidor, y que se pidiera la identificación de la procedencia de la fruta. Estas son competencias de la Policía Local.

Desde ASAJA esperamos que la puesta en marcha del DAT pueda ayudar a controlar este tipo de procedimientos, o al menos a que cuando se detecte se pueda saber si la mercancía es robada.

Medidas de seguridad
Las fuerzas de Seguridad, Policía Nacional y Grupos ROCA de la Guardia Civil, trabajan constantemente por evitar los robos. La Policía Nacional nos envía estas recomendaciones que sería recomendable llevar a cabo por los agricultores:

Si se detecta cualquier movimiento de personas o vehículos anormal, o que resulte sospechoso en cualquier sentido por un posible robo INMINENTE, llamar SIEMPRE al 091, quienes al tener conocimiento de estos hechos y existir dispositivos de control en vigor, enviaran alguna patrulla a la zona indicada. Es indiferente si resulta una falsa alarma.

En caso de que se haya producido un robo, NO TOCAR aquellos efectos que pudieran ser de los autores. Serán recogidos por Policía Científica, lo antes posible.

Sería importante, asimismo, no proceder a la reparación de los desperfectos antes de la denuncia o llegada de Policía Científica.

No dude en ponerse en contacto con ASAJA si tiene cualquier tipo de información para ayudar en todo lo posible a las fuerzas de seguridad.

20/06/2019.
Grupo operativo “Drones y Olivar”, un año de trabajo

El próximo 22 de julio de 2019 comenzará otra fase de vuelos de nuestro Grupo Operativo “Proyecto I+D+i Agricultura de precisión en el olivar usando Sistemas Aéreos No Tripulados”. Será la quinta de las campañas de vuelo desde que se comenzó a trabajar el año pasado en el proyecto, que cuenta con un presupuesto de 300.000 euros, incluidos dentro del PDR 2014-2020 para grupos operativos y un plazo de ejecución de dos años.

Desde que se presentó el grupo, en mayo de 2018, mucho se ha avanzado en la investigación que espera poner al servicio del cultivo del olivar la agricultura de precisión a través de la tecnología dron. Se han realizado cuatro campañas de vuelo en olivares de Jaén, Málaga, Granada, Almería y Córdoba. Fueron en los meses de julio de 2018, octubre y noviembre de 2018. En 2019, se realizarán otras tres campañas de vuelo en las mismas fincas y parcelas con el fin de contar con mayor exactitud en los datos extraídos.


Las campañas de vuelo constan de varios procesos. Por un lado, se realizan los vuelos con dron, de los que se encarga la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA-CATEC). FADA recuerda que su primera tarea fue seleccionar los equipos técnicos adecuados, que consistieron en un dron comercial cuya autonomía y capacidades cumplen con los requisitos establecidos. Se trata de un Matrice 600, al que se le acoplaron una siguientes sensores, también de acuerdo con las necesidades estimadas: Cámara termográfica: Flir Duo Pro R y una Cámara multispectral: MicaSense Rededge-M . En las instalaciones de FADA se integraron los equipos y se verificó su correcto funcionamiento en tierra, como paso previo a las pruebas de vuelo. Se realizaron diferentes jornadas de vuelo en las que se comprobó el comportamiento de los equipos en vuelo, incluyendo la correcta toma de imágenes según la programación prevista. Tras cada una de las campañas de vuelo se recopilaron los datos recogidos y se enviaron a la Universidad de Jaén para análisis y comparación con muestras foliares y de otro tipo recogidas y analizadas por el resto de los miembros del proyecto Teledetección

Los encargados de analizar estas imágenes son los miembros de la Universidad de Jaén participantes en el proyecto. Cuentan que, para poder extraer información útil de estas imágenes, ha sido necesaria la aplicación de ciertas técnicas del campo de la teledetección. Lo que se persigue es traducir la información digital que proporciona el sensor de la cámara a una magnitud física medible en otros procesos relacionados con la radiación solar y, de esta forma, poder comparar estas mediciones con las realizadas utilizando otros instrumentos. Además, al normalizarse la información recogida por el sensor, se puede realizar una comparativa directa entre diferentes imágenes, sea cual sea la hora, el día o las condiciones climatológicas con las que se tomaran. En definitiva, se necesita obtener el mapa de reflectancia del cultivo. Antes de obtener el mapa de reflectancia, se tuvo que trabajar con los métodos para obtener las imágenes de radiancia. Se obtuvieron así imágenes de radiancia calibradas a partir de las originales muestreadas en cada finca de olivos.
Figura 1 – Imágenes aéreas tomadas con cámara multiespectral en la longitud de onda azul de Alamedacon fecha 26/07/2018. (a) IMG_0077_3 (b) radiancia de IMG_0077_3 (c) IMG_0078_3 (d) radiancia de IMG_0078_3(e) IMG_0111_3 (f) radiancia de IMG_0111_3(g) IMG_0112_3 (h) radiancia de IMG_0112_3



La Figura 1 muestra algunos ejemplos aplicados en las muestras tomadas en Alameda el día 26 de julio de 2018. En la columna de la izquierda están las imágenes originales, simplemente con el mapa de color cambiado para que se puedan comparar mejor entre ellas, y en la columna de la derecha vemos las mismas imágenes transformadas a radiancia. Se puede apreciar como, por ejemplo, las imágenes (a) y (c) están tomadas consecutivamente, con segundos de diferencia, pero, aun así, las mismas zonas de la imagen tienen distintos niveles de intensidad en cada una de ellas. Este efecto es uno de los que se corrige utilizando las imágenes transformadas a radiancia. Pasa lo mismo para las imágenes (e) y (g).A partir de las imágenes de radiancia y utilizando datos de otros sensores, se obtuvieron las imágenes de reflectancia.Una vez que las imágenes fueron corregidas y se obtuvo el mapa de reflectancia de cada una de ellas, se aplican diferentes algoritmos de segmentación de imagen para obtener la información de reflectancia de cada una de las plantas y para los diferentes canales (vector de reflectancias). Con estos vectores de reflectancias y los datos de laboratorio se calibrarán y validarán diferentes algoritmos de predicción de los parámetros de interés. Muestras de campoDichos parámetros, como son la humedad del suelo, la maduración del fruto, el índice graso, entre otros muchos, se analizan a través de las muestras que se tomaron al mismo tiempo y en las mismas fincas que se volaron con los drones. De analizar estas muestras se encargan tanto el laboratorio Olivarum, de la Fundación Caja Rural, como el Instituto de Formación Agraria y Pesquera de la Venta del Llano (IFAPA). Desde el laboratorio Olivarum, de la Fundación Caja Rural, nos explican los muestreos se realizaron en la semana del 23 al 27 de julio, del 1 al 5 de octubre y del 5 al 16 de noviembre, al mismo tiempo que los vuelos de drones. En la primera campaña se tomaron muestras de hojas y en las dos siguientes de hojas y de aceituna.En cuanto a la hoja se tomaron muestras de los 6 árboles que constituyen cada subparcela y se realizó siguiendo el siguiente protocolo: se tomaron hojas alrededor del olivo, a la altura de los ojos del operador, de brotes sin fruto y tomados al azar, desechando los brotes vigorosos de crecimiento vertical según recomendaciones de Fernández-Escobar (2004). Dentro de cada brote se consideró el tramo correspondiente al crecimiento del año, tomando exclusivamente las hojas de la parte central de este tramo y solamente hojas bien desarrolladas y expandidas, que no presentaban ninguna anormalidad (ataque de plagas o enfermedades, necrosis, etc). Se tomaron las hojas completas, incluyendo el peciolo y sin la yema axilar. Por cada árbol se tomaron 12 pares de hojas y por tanto por cada subparcela se obtuvieron 144 hojas. Se conservaron en bolsas de papel convenientemente etiquetadas y en nevera hasta su entrega en el laboratorio.
Una vez en el laboratorio de Olivarum, las muestras se registraron y, antes de proceder al análisis, se lavaron con una solución de Tritón X100 a una concentración del 0,05% con fin de eliminar los restos de tierra y los residuos de los tratamientos propios del olivar, que podrían interferir en los análisis. A continuación se secaron y trituraron. A cada muestra se le ha analizado los siguientes parámetros: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, sodio, manganeso, cobre, zinc y boro y se calcinaron. El análisis del nitrógeno se realizó mediante un analizador elemental C/N marca Leco. Para el resto se incineraron las muestras en horno Mufla y se hizo el ataque de las cenizas con ácido clorhídrico al 2%; partiendo de este extracto, el fósforo se analizó mediante espectrofotometría por el método de nitro-molibdeno-vanadato, y el resto de nutrientes mediante un equipo ICP-OES, marca Perkin Elmer.
En la actualidad se está realizando la recogida de muestras de suelos de cada una de las parcelas de ensayo. Dado que en cada finca se han establecido 4 subparcelas y se está tomando de cada una de estas una muestra de suelo a un nivel 0-30 cm y otra a 30-60 cm, se generaran por finca un total de 8 muestras de suelos. En total 40 muestras.
En lo suelos se analizan ahora, entre otros parámetros, el ph, la conductividad eléctrica, la textura, las gravas, el carbono orgánico, o el contenido de manganeso, cobre zinc, hierro, nitratos, fosfatos, sulfatos, cloruros…
El aceite extraído y sus características
En cuanto al IFAPA Venta del Llano , se tomaron muestras ( 2 kg) de fruto del conjunto de los olivos que componen cada subparcela . En total, cuatro muestras por parcela. En el fruto, se estudiaron diferentes ítems, como: el índice de madurez, que permite conocer el momento óptimo de recolección de la aceituna según la variedad; el peso medio. Para obtener este último, se pesa en una balanza una muestra homogeneizada de 100 aceitunas y se referencia el peso a estos. Otro de los aspectos que analizó y seguirá analizando el IFAPA es la relación pulpa hueso de la aceituna. Para ello, se pesaron 100 aceitunas que fueron deshuesadas. Los huesos se desecaron a 40 ºC en estufa durante toda una noche. Con el fin de analizar la humedad, de la aceituna, se pesaron 30 gramos de pasta de aceituna molida desecada hasta peso constante en estufa de aire forzado a 105 ºC. Los resultados se expresaron como porcentaje relativo. En cuanto al contenido graso del fruto, se midió mediante un equipo de análisis de Espectroscopia de Resonancia Magnética Nuclear (RMN) minispec10 (Bruker, España).Los resultados se expresaron como porcentaje en base seca y húmeda.
Después de esto, se produjo a la extracción del aceite del fruto recolectado. Para cada variedad 24 muestras (12 tratamientos x 2 repeticiones) fueron procesadas mediante un sistema de extracción Abencor (Abengoa, Sevilla). Las muestras de aceituna se molieron en un molino de martillos con una velocidad de giro de 3850 rpm. La pasta molida fue batida en una termobatidora a dos temperaturas (20 y 30 ºC) durante dos tiempos de batido diferentes (20 y 40 min). El aceite se separo mediante centrifugación de 1 minuto a 3500 rpm. El mosto oleoso se dejo decantar y el aceite fue filtrado. Las muestras de aceite se almacenaron a -24 ºC hasta su análisis. En el aceite extraído se determinaron el grado de acidez, índice de peróxidos, k232 y K270 según ellos métodos descritos en el Reglamento de la Unión Europea 2568/91 (UE, 1991). Los resultados se expresaron como porcentaje, meq O2/kg, respectivamente.Por su parte, La determinación del contenido en polifenoles totales se realizó siguiendo el método descrito por Vázquez et al. (1973), modificado. Para su realización se pesan 1 ± 0,01 g de aceite que se disuelve en n-hexano. Se llevó a cabo la extracción líquido-líquido con metanol: agua (60: 40) utilizando reactivo de Folin-Ciocalteau para la medida colorimétrica a 725 nm.
Para la medida de la absorbancia espectrofotométrica se empleó un espectrofotómetro de UV visible Varian Cary 50 Bio. Los resultados se expresan en mg ácido caféico /kg de aceite.
Otro de los ítems analizados fue la Determinación de la composición en tocoferoles HPLC. Se empleó para esta determinación el método número 2432 de la IUPAC (IUPAC, 1992).Se pesan 1,50 ± 0,01 g de aceite que se lleva a un volumen final de 10 mL con la misma fase móvil utilizada en el análisis cromatográfico: Isopropanol 0,5 % en n-hexano.Se ha utilizado un cromatografía de líquidos (HPLC) Agilenttechnologies 1200 series (Agilent, España) compuesto por una bomba cuaternaria, un detector UV de longitud de onda programable y un inyector automático.
La columna utilizada fue una Lichrosphere Si60 (Merck) de 250 mm de longitud, 4,6 mm de diámetro interno y un tamaño de partícula de 5 μm. La detección se ha llevado a cabo a una longitud de onda de 296 nm y a una temperatura de 25ºC. Se ha inyectado un volumen de muestra de 20 μLy la duración del análisis fue de 20 minutos. La identificación de los tocoferoles se ha realizado comparando los tiempos de retención con los patrones puros (Sigma, España). La cuantificación se ha llevado a cabo mediante rectas de calibrado. Los resultados se expresan en mg/kg.
El IFAPA ya tiene resultados sobre esta “primera cosecha” de aceituna analizada en nuestro grupo operativo, mientras que Olivarum también puede hablar de cómo se encuentra el suelo y parte del fruto. Todos estos datos se contrastan ahora con las imágenes obtenidas por los drones y analizadas en la Universidad de Jaén con el fin de determinar si la tecnología dron es capaz de llegar o aproximarse a donde llegan los análisis de campo Tras los próximos vuelos de julio, octubre y noviembre de 2019, llegará el momento de, ya con dos campañas diferentes, ver cómo la tecnología dron es capaz de ayudar a nuestra olivicultura. De todo ello daremos cuenta en las jornadas de divulgación que se programarán una vez contemos con los datos y se hayan analizado correctamente.

08/04/2019.
ASAJA felicita a la Policía Nacional por la detención de siete hombres por el el robo de casi 30.000 kilos de aguacates en Vélez-Málaga

ASAJA Málaga felicita a la Policía Nacional tras la detención de siete hombres por el robo de aguacates.

Los hombres, de nacionalidad española y edades comprendidas entre los 19 y 30 años, han sido detenidos por la Policía Nacional por el presunto robo de más de 27.800 kilos de aguacates en una veintena de cortijos y explotaciones agrícolas, principalmente, en la zona de El Trapiche, en Vélez-Málaga, y los alrededores, causando pérdidas a los afectados superiores a los 60.000 euros.

El operativo se inició a raíz de varias denuncias presentadas por el robo de aguacates y mangos. Los hurtos se cometían por la noche. A partir de ese momento los agentes intensificaron la vigilancia en zonas de campo a fin de esclarecer las circunstancias y detener a los autores.

Tras varias indagaciones, lograron identificar a algunos de los componentes del grupo formado por al menos media docena de individuos. Según un comunciado remitido por la Policía Nacional, los presuntos ladrones accedían a las fincas cortando la valla perimetral y situaban un coche de tal forma que, en caso de ser sorprendido, pudieran huir con facilidad. Se llevaban principalmente aguacates y, en menor cuantía, mangos.

A estos productos, supuestamente les daban después salida en corridas de frutas o directamente en fruterías. En algún cortijo, la Policía apunta a que también robaron maquinaria y herramientas.

Cada uno de los miembros del grupo tenían una función dentro del mismo, señala la Policía en la nota de prensa. El líder era el encargado de avisar momentos antes del lugar donde iban a actuar, a los conductores y peones. Los agentes también han detectado a varias personas que, a cambio de una compensación económica de 50 a 200 euros, dejaban sus documentos de identidad para facilitar la comercialización de los frutos. Los propietarios de las fincas denunciaron también daños en el campo y en los árboles frutales y pérdidas por valor de 60.000 euros.

Fuente: diario SUR

20/11/2018.
Comienza la investigación para estudiar cómo hacer más competitivas las explotaciones de olivar con la tecnología Dron

Se realiza a través de un grupo operativo coordinado por ASAJA-Jaén en el que también participan la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA), la Universidad de Jaén, la Fundación Caja Rural, el Instituto Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA) y las ASAJAs de Granada, Córdoba, Almería y Málaga.

¿Cómo pueden mejorar los drones las explotaciones de olivar? Es la pregunta a la que durante dos años intentará dar respuesta el Grupo Operativo “Proyecto I+D+i Agricultura de precisión en el olivar usando Sistemas Aéreos No Tripulados”, coordinado por ASAJA-Jaén. Sus diferentes miembros han comenzado los trabajos con los que durante dos años estudiarán cómo hacer las fincas de olivar más eficientes, competitivas y respetuosas con el medio ambiente a través de la utilización de la tecnología dron.
El grupo operativo es uno de los más ambiciosos e innovadores de Andalucía. Estudia la aplicación de los RPAS (drones) a la agricultura de precisión y, más concretamente al cultivo del olivar. Con un presupuesto de 300.000 euros, incluidos dentro del PDR 2014-2020 para grupos operativos, en el grupo participan como miembros, además de ASAJA-Jaén, la Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA), la Fundación Caja Rural y la Universidad de Jaén. También cuenta con la participación de las ASAJAs de Málaga, Córdoba, Almería y Granada y del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA).

“Lo que en principio era sólo una idea y una gran ilusión (hace apenas unos años se habría considerado ciencia-ficción) se ha convertido realidad”, explica Luis Carlos Valero, gerente y portavoz de ASAJA-Jaén y de cuyo afán por adaptar la más moderna tecnología al mundo del olivar surgió el grupo. “Con él esperamos hacer las fincas más eficientes y respetuosas con el medio ambiente a la misma vez que mejorar la rentabilidad de los agricultores y reforzar los lazos entre la investigación y el mundo rural”, matiza. Valero está convencido de que la investigación es fundamental para mejorar los resultados económicos de las explotaciones, facilitar y reestructuración y modernización, “y así esperamos conseguirlo con un trabajo de tal envergadura como el que estamos comenzando y que esperamos que, en dos años, ofrezca buenas bases para seguir haciendo de los sistemas aéreos no tripulados un aliado del agricultor y del olivar”.
Fomentar la innovación, cooperación y el desarrollo de la base de conocimientos en las zonas rurales, reforzar lazos entre la agricultura y la investigación, mejorar la competitividad de los productores primarios, la gestión de los recursos hídricos y del suelo, evitando la erosión o un uso más eficiente del agua y la energía en el olivar son, tal y como indica el responsable de ASAJA-Jaén, algunas de las premisas en las que se sujeta este grupo. “Como objetivo final, se quiere facilitar a través del conocimiento de estas herramientas la creación y el desarrollo de pequeñas empresas y la creación de empleo”, añade Valero.
Durante los dos años en los que se prolonguen las investigaciones, ASAJA-Jaén se encargará de la coordinación y difusión del proyecto. Así, se irán organizando jornadas, publicando artículos científicos y realizando labores de información sobre los avances del proyecto, tanto a mitad de la investigación como al final. La organización, al igual que sus homólogas de Málaga, Almería, Córdoba y Granada, proporciona a los investigadores las fincas sobre las que sobrevolarán los drones, de diferentes características e idiosincrasia, con el fin de analizar todos los parámetros en olivares de diversas tipologías.

Vuelos y sensores
FADA, Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial, es la responsable de realizar los vuelos con drones en fincas de olivar de las provincias de Jaén, Málaga, Almería, Granada y Córdoba. La Fundación diseñará el sistema UAS o dron que se utilizará en estos vuelos y, aconsejado por ASAJA, se desarrollarán las aplicaciones necesarias para definir los sensores que se utilizarán y los datos que se deberán analizar en los vuelos. Una vez realizada la campaña de vuelos, se llevará a cabo el procesamiento de datos para obtener información útil sobre el estado del cultivo. Así, se determinarán deficiencias nutricionales, el estado óptimo de maduración de la aceituna para su recolección, información del estado del suelo (ej. estado de humedad), la detección de posibles plagas… etc.
“Nuestro principal objetivo es dotar de tecnología al proyecto para valorar cómo esta nueva herramienta puede mejorar el cultivo del olivar”, apunta Antidio Viguria, jefe de División Aviónica y Sistemas en FADA. Cuenta que en el proyecto van a desarrollar un dron con una cámara multiespectral y termográfica integrada que permita de una forma sencilla obtener datos e imágenes de los cultivos. “FADA también va a proporcionar soporte a todas las operaciones aéreas durante varias campañas para tomar datos e imágenes en las diferentes fincas en distintas fases de la campaña de aceituna para revisar una serie de parámetros”, añade. De esta forma, continúa, se espera que con las conclusiones obtenidas, en un futuro próximo, se puedan utilizar los drones como una herramienta útil y que se pueda usar en el día a día de este cultivo. “Desde FADA-CATEC pensamos que el uso de los drones en la agricultura tendrá gran impacto en el futuro próximo”, añade. Y hace hincapié en que, según los últimos estudios de mercado, se espera que los drones muevan 11.000 millones de euros en toda Europa en los próximos 15 años. “Una de las principales aplicaciones va a ser la agricultura. De hecho, según marca la normativa europea se espera que los primeros vuelos a larga distancia que se puedan realizar en Europa sean en los entornos rurales”, considera Viguria. Y sigue: “Por tanto la agricultura es gran parte del futuro de esta tecnología y esperamos que con este proyecto pueda demostrarse su utilidad y se pueda implantar en los próximos.

Análisis de campo
Al mismo tiempo que los drones vuelan en las fincas seleccionadas, los técnicos del Laboratorio Olivarum, de la Fundación Caja Rural, realizarán un estudio de campo: recogerán muestras de suelo, hojas y aceituna con el fin de analizarlos (humedad del suelo, estado de maduración de la aceituna, entre otros parámetros) y compararlos con los obtenidos por el dron.

Lola Peña, directora del Laboratorio Olivarum de Caja Rural, explica que el centro va a certificar o calibrar los sensores que lleva acoplado el dron con los análisis de campo que ellos mismos van a realizar. “De tal manera que si coinciden con los análisis in situ tendremos una herramienta muy eficaz porque el dron tiene mucha facilidad para tomar datos, lo hace de manera rápida e inmediata”, apunta. “Si los calibramos, tendremos una herramienta muy eficaz para la toma de decisiones en la explotación. Una agricultura más precisa y más sostenible, que use menos agua, menos abonos…”, matiza. Y añade: “Estamos muy esperanzados en que el dron nos de información sobre el estado de la cosecha y del aceite. "Veremos a ver dónde llega".

Peña indica cómo, junto al IFAPA, Olivarum realizará un diseño de parcelación y se determinarán los vuelos de los drones. “A la vez que del dron vuela, se toman las muestras en el campo que luego deberemos casar”, matiza la investigadora. Habrá dos tomas de muestras de hojas suelo y probablemente otras dos en aceituna y aceite. Lola Peña recuerda que Olivarum participa en este proyecto a través de la Fundación Caja Rural. “Lo hacemos siempre pensando en los fines de la Fundación Caja Rural: revertir a la sociedad una serie de ventajas y medios que obtiene en su actividad, que es la financiera. Y un modo importante de volcar estos beneficios es a través de proyectos de este tipo”, apostilla. “Si finalmente se dan los resultados que esperamos, se ve más que cumplida la tarea que la fundación Caja Rural de Jaén tiene asignada y asumida”, concluye.

Momento óptimo de recolección
Por su parte, el IFAPA establecerá un modelo que permita determinar el momento óptimo de recolección del fruto en función de su contenido graso y las características del aceite a partir de las imágenes espectrales tomadas mediante drones.

“Intentaremos establecer cuándo y cómo hay que recoger la aceituna”, indica Gabriel Beltrán, investigador del IFAPA, quien cuenta que ya están planificándose los primeros ensayos para organizar parcelas sobre las que se van a hacer las pruebas y con el fin de ver las características sensoriales y el rendimiento graso del fruto. “La idea es aportar datos suficientes como para poder trasladarlos en un futuro próximo al sector”, anuncia el investigador.
Para Beltrán, investigaciones como ésta tienen una gran trascendencia y no sólo por el hecho de contar con herramientas novedosas de trabajo, sino porque de los resultados de las investigaciones se extraerán después trabajos específicos. Por ejemplo, indica que establecer el momento óptimo de recolección mediante vuelos aportaría una información muy valiosa para la provincia de Jaén y para Andalucía en general. “Se podría establecer el momento de apertura real de las almazaras y también el momento de recolección para el agricultor indicándole cuál es el periodo en el que los aceites presentan las mejores características sensoriales”, apunta. “Ese traslado implica un incremento del valor añadido de nuestros aceites de la cosecha desde el árbol”, añade. “No se espera a ver qué aceite sale, sino que se decide qué aceite sale desde el momento que se establece el momento de la recolección”, matiza.
La experiencia y apoyo de la Universidad
Javier Gámez: Director de la OTRI de la Universidad de Jaén y responsable del Área de Ingeniería de Sistemas y Automática de la Universidad de Jaén, cuenta que la UJA trabaja en el proyecto a través de un grupo de investigación universitaria que se denomina grupo de robótica automática y visión por computador. Se trata de un grupo que apuesta por el desarrollo del conocimiento pero para que ese conocimiento se aplique a la sociedad. De hecho, más de la mitad de los recursos con los que cuentan se destinan para colaborar con empresas, prácticas de la investigación o satisfaciendo necesidades en empresas… “En las smart agro estamos intentando incorporar nuevas tecnologías sensoriales en tecnologías que ya venían de bajo coste. Intentamos democratizar los servicios como incorporar las tecnologías (cámaras de visión, sensores…) para que puedan automatizar procesos en el campo, aumentar su productividad”, indica

Diego Martínez Gila, investigador de la Universidad de Jaén cuenta cómo la Universidad es clave fundamental en el grupo operativo de ASAJA. “Una de nuestras líneas de trabajo se centrará en la visión por computador, tanto en el espectro visible como en el de infrarrojo”. Así, el grupo de investigación seleccionará los dispositivos más idóneos para embarcarlos en el equipo. Además, trabajará en el diseño del experimento: cuántos vuelos son necesarios o qué altura se necesita para ver con qué resolución se cuenta. Desde la Universidad se diseñará también la plataforma software que nos permitirá almacenar la cantidad de imágenes que se generen en los vuelos y a la que los drones la enviarán a tiempo real.

“Esta plataforma tendrá la capacidad de ser alimentada por estas imágenes y por otro lado se alimentara de los resultados de laboratorio. Así, de forma automática la plataforma cruzará los datos de los drones y los de laboratorio”, aclara Martínez Gila. “Primero se configurará un algoritmo de predicción y luego será validado por las imágenes que se vayan obteniendo en tiempo real en los diferentes experimentos. La idea es desarrollar una plataforma que se entrene de forma supervisada, pero también automática, y que luego vaya arrojando resultado conforme le vayan llegando imágenes nuevas”, continúa.
Manuel Hernández, alumno de la UJA e investigador del grupo, considera que con este tipo de tecnología se podrá “conocer de forma más específica qué tipo de necesidades requieren las fincas de olivar”. “A día de hoy un agricultor puede ver que de forma general una finca necesita tal producto y o tiene tal carencia y ahora se va a poder hacer a vista de dron”, apunta. “A día de hoy eso no se está consiguiendo y eso es lo que queremos lograr con este proyecto, que con inteligencia artificial se puedan obtener pronósticos en el cultivo destinados al fin y al cabo, a conseguir una buena cosecha, que es lo que se pretende”, matiza.

13/11/2018.
Jornada sobre calibración de equipos de aplicación de fitosanitarios

El pasado 13 de noviembre ASAJA Málaga celebró, con la colaboración de Syngenta, una Jornada de Formación en Buenas Prácticas Agrícolas. Optimización de equipos y técnicas de aplicación de fitosanitarios. Se trató de una jornada que abrió Enric Armengol, de la Universidad Politécnica de Cataluña UPC, con la conferencia “Calibración de Equipos de Aplicación” que ofreció una clase magistral sobre la correcta calibración de los equipos.

La jornada, se organizó en dos partes, una primera teórica y posteriormente una clase práctica.

El Prof. Enric Armengol explicó que para realizar un tratamiento fitosanitario correcto hay que elegir bien el producto, la dosis a aplicar, las boquillas que proporcionen un tamaño y número de gotas apropiado para conseguir buena uniformidad, hacerlo en el momento oportuno y emplear el equipo técnicamente adecuado, bien regulado y conservado.
El enfoque principal fue la optima aplicación de productos fitosanitarios con el fin de obtener a la máxima eficiencia en la aplicación de éstos y de esta forma minimizar las perdidas, tanto económicas por aplicaciones inexactas, como también tener la seguridad de que los productos que se aplican en las dosis exactas, lleguen de buena manera al objetivo (plaga o planta). Respetando en todo momento al medio ambiente.

Para esto es el fundamental la calibración cuyo objetivo final, no es otro que conseguir el manejo integrado de una plaga o enfermedad utilizando la mínima cantidad de producto fitosanitario. Debemos conseguir que la máxima cantidad de líquido pulverizado sea depositado sobre la vegetación, evitando el punto de goteo y minimizando la deriva. Sin la calibración previa a la aplicación se incrementan los costos de la aplicación por pérdidas de agua, productos, tiempo y energía. En consecuencia, pierdo “productividad” y no se respeta al medio ambiente. “Con la calibración y la debida elección de boquillas se reducen los costos fijos y variables en la aplicación, al corto y largo plazo”. “La clave del éxito es invertir 15 minutos en ajustar el equipo para un uso óptimo en función de las condiciones del momento.”

Una adecuada regulación del equipo, cualquiera que sea el método adoptado, genera importantes beneficios cuando se realiza antes de la aplicación:
-Menor gasto de fitosanitarios.
-Mejora de la eficacia/eficiencia del proceso.
-Menor inversión (productos, agua, gasoil, tiempo,…)
-Menor riesgo de contaminación.
- Aumento de la seguridad y salud del aplicador.
-Garantizar la seguridad del consumidor
Se explicó durante la jornada que para la revisión del equipo se deben efectuar exámenes visuales de los elementos de la máquina, con o sin accionamiento de la misma, además de comprobar los sistemas de seguridad. Para la calibración se efectúan medidas de precisión del manómetro (que es el punto de control de la presión de la máquina), de la distribución del caudal en las boquillas y del equilibrio de presiones en las distintas secciones. De esta forma se consigue tener una máquina que aplica un tratamiento homogéneo y que cumple los requisitos de seguridad y salud y de medio ambiente recogidos en la normativa

Los parámetros para un adecuado proceso de calibración que se expusieron en la jornada fueron:

-Caudal de la boquilla -Tamaño de la boquilla
-Presión de trabajo -Tipo de boquillas
-Ancho de barra -Altura de la barra
-Velocidad de avance -Volumen de aplicación
-Fitosanitario y modo acción -Volumen de aire
-Dirección del aire - Altura y anchura del árbol
-Distancia entre hileras -Número de boquillas
-Orientación de las boquillas
Se pusieron ejemplos prácticos y se explicaron cómo realizar los cálculos para realizar una buena calibración.

Posteriormente se pasó a la parte práctica donde se realizaron calibraciones de un pulverizador hidroneumático (atomizador). Las boquillas en mal estado, la incorrecta elección de las mismas y la distancia entre ellas, suelen ser los puntos débiles en la maquinaria y así se pudo comprobar “in situ”. Otro tema importante que salió a relucir fue la presión de trabajo en la aplicación. Acostumbrados a llevar potencias de trabajo altas en los tratamientos , se demostró que a menores potencias se produce una mejora en el tratamiento y un ahorro en los costes.


Mediante la técnica de colocación de papeles hidrosensibles se corrigió la calibración del equipo hasta llevarlo al punto óptimo de eficacia en el tratamiento.

Con el objetivo de contribuir a la formación en este campo, en línea con la Directiva Europea de Uso Sostenible de Productos a través de los Reales Decretos de Uso Sostenible y de Inspección de equipos de tratamiento, se celebró esta jornada en la que participó una treintena de socios.

Igualmente Asaja Málaga recuerda que desde la entrada en vigor de Real Decreto 1702/2011, de 18 de noviembre, de inspecciones periódicas de los equipos de aplicación de productos fitosanitarios, es obligatorio que los equipos de aplicación inscritos con anterioridad a Noviembre de 2011, hayan sido inspeccionados, al menos una vez en una estación de Inspección Técnica de Equipos de Aplicación de Productos Fitosanitarios.

26/06/2018.
Ayudas de la Diputación de Málaga destinadas al Apoyo al Emprendimiento. Convocatoria 2018

La Diputación de Málaga ha convocado para el ejercicio 2018 unas subvenciones en régimen de concurrencia competitiva destinadas al Apoyo al Emprendimiento. Se apoyan aquellas actividades económicas que hayan sido puestas en marcha a partir del 1 de enero del 2017 y desarrolladas por personas emprendedoras de los municipios menores de 20.000 habitantes de la provincia de Málaga, subvencionando la cuota del régimen especial de trabajadores Autónomos o de la mutualidad alternativa del año 2018.

Se puntúa para priorizar: el número de habitantes del municipio de empadronamiento y el de donde se desarrolla la actividad; la comercialización con una marca de la Diputación de Málaga o colectivo prioritario.

REQUISITOS DE LAS PERSONAS SOLICITANTES:
1- Han de residir en municipios de la provincia de Málaga menores de 20.000 habitantes
2- Desarrollar la actividad económica en municipios de la provincia de Málaga menores de 20.000 habitantes.
3- Estar de Alta en autónomos a la fecha de la solicitud y que el alta sea desde 01 de enero del 2017.
4- Cumplir con los requisitos de las bases y de la Ordenanza General de Subvenciones de la Diputación de Málaga.

EXCLUSIONES:
1- Solicitantes que residan y desarrollen su actividad en municipios mayores de 20.000 habitantes.
2- No estar de alta a la fecha de la solicitud o haber iniciado la actividad con anterioridad a enero del 2017.
3- Aquellos que formen parte de una Sociedad Civil o de otra naturaleza, o que están de alta como Colaboradores del autónomos principal.
4- Aquellas solicitudes que no se presenten cumplimentadas según los modelos oficiales.
5- Quienes hayan sido beneficiarios de esta subvención en anteriores convocatorias.

El importe límite a solicitar es la cuota de autónomos de la seguridad social del año 2018 y como tope máximo 2500.00 euros.

DOCUMENTOS A PRESENTAR JUNTO CON LA SOLICITUD:
-Copia del NIF o TIE en vigor ( tarjeta identidad extranjeros)
-Certificado de empadronamiento.
-Alta en el censo de empresarios ( modelos 036- 037 o CIRCE)
-Alta en el Régimen especial de trabajadores autónomos.
-Vida laboral del solicitante
-Documentación justificativa de pertenecer a las distintas marcas de la Diputación o estar incluido en cualquiera de los colectivos prioritarios para acreditar los méritos alegados en la autobaremación.

PLAZO DE SOLICITUDES: 20 DIAS NATURALES (desde el 21 de Junio al 10 de julio 2018)

Para más información consultar en nuestras oficinas de Málaga al Departamento Laboral teléfono 952 31.11.11

06/02/2018.
Ayudas para mejoras en invernaderos

El día 6 de febrero se ha publicado en BOJA la Orden de convocatoria de las ayudas para la mejora del rendimiento y sostenibilidad global de explotaciones agrarias para cultivos intensivos en invernadero, con una dotación presupuestaria de 10.000.000€. Estando sujetas a concurrencia competitiva y a criterios de priorización.

El Plazo de solicitud es de un mes,comienza el 7 de febrero y finaliza 6 de marzo de 2018.
Podrán ser beneficiarios de estas ayudas los agricultores o agrupaciones de agricultores con personalidad física o jurídica que sea titulares de explotaciones ubicadas en Andalucía.

Requisitos de los solicitantes:
- Comprometerse a ejercer la actividad durante 5 años a partir de la fecha del pago final de la ayuda.
- Cumplir con los requisitos legales de gestión.
- Estar al corriente con sus obligaciones fiscales y con la Seguridad Social.
- Estar dado de alta en la actividad económica correspondiente a la actividad agraria desarrollada.
- Ser agricultor activo
- Dispone de los permisos, autorizaciones y licencias preceptivas para el ejercicio de la actividad.
Además de manera particular las personas físicas tienen que estar afilados al Régimen de la Seguridad Social correspondiente, y tener 18 años cumplidos; en caso de ser mayor de 60 deberá comprometerse otra persona que cumpla los requisitos para continuar la explotación cuando éste se jubile.

Para el caso de las personas jurídicas además de las generales deberá figurar en su objeto social la actividad agraria.
Para las agrupaciones de agricultores, deben formalizar un pacto de indivisión de duración mínima 6 años, en caso de resultar beneficiario provisionales. Además tendrán que cumplir los requisitos generales y sus componentes los particulares de las personas físicas.
En caso de que el solicitante sea un joven beneficiario de una ayuda de primera instalación no estará obligado a cumplir los requisitos propios del que se ya se encuentra instalado en el momento de presentar la solicitud, seguridad social, agricultor activo, etc.

Cuantía de la ayuda:
La ayuda será de un 50% de la inversión subvencionable, pudiendo incrementarse en un 20%, sin superar el 90%, en los siguientes casos:
- Jóvenes agricultores que simultáneamente a la primera instalación o dentro de los 5 años siguientes soliciten ésta ayuda.
- Inversiones colectivas y proyectos integrados por varios solicitantes de ésta ayuda.
- Que la explotación se encuentre en alguno del nuevo listado de municipios en Zona Desfavorecida de Andalucía. En Málaga concretamente:ALCAUCIN, ALFARNATE, ALFARNATEJO, ALGATOCIN, ALMACHAR, ALMOGIA, ALOZAINA, ALPANDEIRE, ANTEQUERA, ARCHEZ, ARDALES, ARENAS, ARRIATE, ATAJATE, BENADALID, BENAHAVIS, BENALAURIA, BENAMARGOSA, BENAOJAN, BENARRABA, BORGE (EL), BURGO (EL), CANILLAS DE ACEITUNO, CANILLAS DE ALBAIDA, CARRATRACA, CARTAJIMA, CASABERMEJA, CASARABONELA, CASARES, COLMENAR, COMARES, COMPETA, CORTES DE LA FRONTERA, CUEVAS DE SAN MARCOS, CUEVAS DEL BECERRO, ESTEPONA, FARAJAN, FRIGILIANA, GAUCIN, GENALGUACIL, IGUALEJA, ISTAN, IZNATE, JIMERA DE LIBAR, JUBRIQUE, JUZCAR, MACHARAVIAYA, MALAGA, MOCLINEJO, MONDA, MONTEJAQUE, NERJA, OJEN, PARAUTA, PERIANA, PUJERRA, RIOGORDO, RONDA, SALARES, SAYALONGA, SEDELLA, TOLOX, TORREMOLINOS, TORROX, TOTALAN, VALLE DE ABDALAJIS, VELEZ-MALAGA, VILLANUEVA DE ALGAIDAS, VILLANUEVA DE TAPIA, VILLANUEVA DEL ROSARIO, VILLANUEVA DEL TRABUCO, YUNQUERA, VILLANUEVA DE LA CONCEPCIÓN.

- Operaciones apoyadas en el marco de la Asociación Europea para la Innovación.
La cuantía mínima de ayuda será de 3.000€ y la máxima de inversión subvencionable será de 120.000€ en general, y de 200.000€ para la construcción de un invernadero.
La ayuda podrá consistir en una ayuda directa o una ayuda directa más bonificación de intereses.
Los gastos subvencionablesserán:
- La construcción o mejora de invernaderos.
- La compra de maquinaria y equipos, incluidos los programas informáticos. Sólo equipos nuevos.
- Los costes generales de los puntos anteriores como arquitectos, ingenieros, licencias, etc.
- Inversiones intangibles como patentes, licencias, etc.
- Las inversiones destinadas a la producción en la explotación de biocarburantes o de energía procedente de fuentes renovables.
- Los gastos derivados de la adaptación a los nuevos requisitos de la Unión Europea, durante un plazo máximo de 12 meses desde que pasen a ser obligatorios.
En particular no serán subvencionables los gastos ligados a contratos de arrendamiento, compras de derechos de producción o ayudas, animales, plantas anuales y su plantación, intereses de deudas, salvo si va ligada a esta subvención, y el IVA.

Los gastos subvencionables estarán sujetos a unos costes de referencia, debiendo disponer en su caso de una factura proforma con la que se realiza el Plan. En caso de no existir coste de referencia se debe disponer tres facturas proforma, acogiéndonos siempre a la menor.
Se debe recordar que las inversiones no podrán iniciarse hasta la resolución de la ayuda.

El plazo de ejecución de la ayuda será de 9 meses desde la resolución, y se dispone de un mes para la justificación de las inversiones desde su finalización.

Documentación:
La documentación se aporta en caso de salir beneficiario provisional, licencias, proyectos, memorias valoradas, facturas proforma, concesiones, permisos exigibles en su caso, titularidad, certificado bancario, etc.; aunque para cumplimentar la solicitud se debe disponer de facturas proforma, datos de representación, bancarios, datos de la totalidad de las parcelas que componen la explotación, información relativa a Explotación prioritaria, empadronamiento, etc.

Los criterios de priorización son múltiples, debiendo alcanzar un mínimo de 6 puntos en la valoración para aprobar la ayuda. Se deben destacar algunos como ser Explotación Prioritaria (15 puntos), que el plan de mejora permita crear una UTA adicional (15 puntos),etc.Ver pdf.

Para mayor información y aclaraciones pueden ponerse en contacto con nuestros técnicos en las oficinas de ASAJA.

18/09/2017.
Buenas perspectivas en el inicio de la campaña del mango

El mango malagueño consolida su producción

Tras unos años de vaivenes en la producción del mango esta campaña que comienza se presenta con unos niveles de producción estables tras las subidas y bajadas de las últimas campañas.

Nos encontramos ante una temporada que se prevé similar a la pasada, por lo que se estima una producción que supere ligeramente las 20.000 toneladas del año pasado. En 2016 se produjeron 20 millones de kilos y una facturación de 25 millones de euros.

En cuanto a los precios la previsión es que se mantengan, a pesar de que puede haber alguna variación a lo largo de la corta campaña.

El mango en Andalucía se produce principalmente en la costa Tropical y en Málaga. Es a finales de los años 80 cuando comienza a implantarse su cultivo en la Axarquía y, a pesar de que sus 3.400 hectáreas están lejos de aguacate, subtropical de referencia en la zona, el ritmo de crecimiento anual es grande.

Se trata de un producto que llega a los consumidores de toda la Unión Europea, y que además cuenta con una alta consolidación en el mercado nacional.

El mango tiene una campaña de recolección corta, con predominio de una sola variedad, la Osteen. En menor medida, le sigue la Keitt, y otras como Palmer, Kent y Tommy Atkins. La introducción de nuevas variedades podría alargar un poco más la campaña y abastecer así el mercado durante más meses, aunque hay que comprobar y estudiar cómo se comportarían agronómicamente.


Robos
Un problema importante ante el que se encuentran los productores de mango son los robos, ya que se trata de un fruto muy codiciado por los ladrones, al tener un alto valor en el mercado. Es por ello que desde Asaja al inicio de la campaña solicitamos un refuerzo del control por parte de las fuerzas de seguridad, petición que se ve cubierta año tras año, puesto que el perjuicio económico de los asaltos es alto, a lo que se suma el daño a la imagen en un producto de alta calidad, como lo es el mango.

Asimismo, recordamos la importancia de tener los cultivos asegurados, por el riesgo que suponen las imprevisibles inclemencias meteorológicas. Asaja mantiene reuniones constantes con los responsables de las administraciones para trabajar en la mejora de las condiciones de aseguramiento de los cultivos tropicales.

Otro enemigo de los cultivos son las plagas. A pesar de que el control de plagas en la UE ha mejorado en general, desde 2015 la presencia de moscas de cuarentena en mango de terceros países se ha incrementado en un 50,4%, con 191 detecciones o notificaciones. Es uno de los principales productos amenazados por introducción de nuevas plagas. Es por ello que desde Asaja mantenemos siempre una presión constante a las autoridades europeas para mantener el nivel de control.

Los principales productos no comunitarios interceptados debido a la presencia de organismos nocivos son las frutas y hortalizas (especialmente el pimiento, el mango, la albahaca, los cítricos y las diversas calabazas), el material de embalaje de madera (WPM), las flores cortadas y el material de siembra.

Resultados 1 - 12 de un total de 80